Buscar el encuentro. Calmar la Educación

Este es un post redactado por mi parte hace semanas (antes de que se imaginara la moción de censura a Mariano Rajoy…), que Educación Abierta me publicó ayer, día 1 de junio de 2018. Puedes leer el artículo original en educacionabierta.org/3803-2/ ¡Me interesa tu opinión! Aquí te dejo mi reflexión: #CalmarEdu nº90. La falta de impulso…

‘La importancia de saber nadar’, por Paco Sánchez

Hoy acogemos en Dame tres minutos a un bloguero que sabe navegar bien por Internet y por las redes sociales. Y que, incluso a través de ellas, ofrece consejos y pautas para aprender… no a navegar sino, principalmente, a nadar. Paco Sánchez es una persona a quien conocí a través de Bloguers.net -solo nos conocemos virtualmente- y,…

Creatividad máxima nivel niño

Por Jaír Amores. Hoy participa en Dame tres minutos un nuevo amigo, un nuevo invitado. Lo hace, como siempre, en los términos que desea. Con plena libertad. Y con gran generosidad. Y con creatividad, que de esto va su post. Decir Jaír Amores (este es su nombre) es decir EfectiVida. Un día, navegando, nos encontramos…

Cuando la amistad es sincera

La semana pasada quedé con un amigo -llamémosle Miguel-. Pues eso, que quedé con Miguel a tomar unas cervezas, unas cañas. Hacía mucho tiempo -mucho siempre es demasiado- que no nos veíamos: tarjeta amarilla. Me explico: no es admisible dilatar indebidamente las cosas buenas de la vida. Las que verdaderamente importan. No, mientras nos afanamos…

Índice de Dame tres minutos

Dame tres minutos ha alcanzado un buen número de posts. Suficiente como para que quien no desee o pueda navegar demasiado por Internet tenga al alcance de su mano, en una sola entrada (o incluso por medio de una fotocopia), los títulos de los distintos posts del blog. Los he ordenado de los más recientes…

¡Salta de tu sombra!

El Principito: —“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos”. Eso dice. Sin embargo, mis propios ojos, esos que se ha de comer la tierra, vieron -no hace tanto- algo esencial. ¿O serían mis ojos, mis oídos… mi corazón…