Te exijo porque me importas

Que nadie se llame a engaño: este post no es el de “Te escribo porque me importas”: lee bien. La entrada de Dame tres minutos viene hoy a cuento de cuándo vas en coche y cuándo a pie. Bueno, no exactamente… Ahora no lo entiendes, pero de eso se trata: de que lo comprendas tras…

Frente a la frustración, esperanza

Cristina y Javier estaban sentados frente al televisor esperando que el hombre del tiempo les diera alguna buena noticia de cara al ya próximo fin de semana. Si se cumplía su deseo, aquella sería la única información positiva desde que había empezado el telediario… Y ocurrió: la previsión meteorológica era fantástica. Así que marido y…