Un email a Dios

Me escribe Santiago. Y me cuenta que hace dos fines de semana hizo frío, pero lo que se dice frío, en la ciudad en la que vive. Viento, lluvia y una temperatura impropia de la época hacían más que recomendable “resguardarse” en casa. Era un sábado. Santiago había repasado ya sus diarios digitales, de arriba…

Cuando dos más dos son dos

Tengo muchas ganas de escribirte… y poco tiempo. Como (casi) siempre… Uno piensa quién le llevará –en esta tesitura- en volandas. Ya he recurrido a amigos, conocidos y demás parientes e interesados para que me hagan un post… Y mira por dónde, va y esta vez se me cruza mi suegra. No me lo entiendas…