Nos sobran discordias. Nos faltan abrazos

El padre de mi amigo Emilio (de quien te hablé en este post) conservó un refinado sentido del humor hasta el final de sus días. Seguro que te percataste de ello. Recuerda cómo concluía su despedida epistolar (y vital). Con esta postdata: ‘Ya os decía yo que ese médico no valía mucho…’. Leerla, me hizo…

marius-masalar-138929 by Unsplash

Envidia cochina

Hace un par de posts, te hablaba de la pobreza. De la pobreza y de Felisa. No te traigo de nuevo a esta buena mujer para hablarte de ‘sus indigentes’. Al menos, de los ‘materiales’… Porque hay muchos tipos de pobreza: nunca olvides que una de ella es la soledad no buscada. ¿Te acuerdas de este…

Barcelona by Pixabay

Me duele Barcelona

Hoy te traigo al blog a Maximiliano Kolbe. ¿A santo de qué? Celebrábamos su festividad hace escasas fechas, sí. Pero no es esto lo que me motiva a ello: lo hago porque fue un hombre que ofreció, voluntariamente, su vida. En unos momentos en que otros -como hoy, como ayer- la arrebataban de forma cruel.…

Celebrar el respeto y la convivencia: entre distintos

Todos somos iguales. Y todos diversos; que no necesariamente divertidos, je, je. Cada uno de nosotros, por nuestra dignidad como personas, merecemos el mayor de los respetos. Con independencia de nuestras circunstancias individuales o sociales. Hoy quiero hablarte de respeto y convivencia. Déjame, antes, comenzar con esta breve anécdota: evidencia cómo somos diferentes y deberíamos…

dingzeyu-li-773 by Unsplash reconcíliate

¡Reconcíliate! Te lo mereces

Una vez más, Dame tres minutos acude a la cita que tiene contigo. Lo sabes bien: te escribo porque me importas. Hoy el post no es de mi puño y letra. Esta semana nos regala una nueva colaboración un invitado a quien ya conoces: Rufino Lasaosa. Su primera entrada en este blog (la puedes releer…