Me duele Barcelona

Barcelona by Pixabay

Hoy te traigo al blog a Maximiliano Kolbe.

¿A santo de qué? Celebrábamos su festividad hace escasas fechas, sí. Pero no es esto lo que me motiva a ello: lo hago porque fue un hombre que ofreció, voluntariamente, su vida. En unos momentos en que otros -como hoy, como ayer- la arrebataban de forma cruel.

Seguro que recuerdas su historia: Estamos en la II Guerra Mundial, a mediados de 1941. Este sacerdote se encuentra preso en el campo de concentración de Auschwitz.

Los oficiales de las SS acaban de advertir que uno de los encerrados se ha dado a la fuga.

Aquella noche, los prisioneros vuelven angustiados a sus barracones: conocen bien cuál va a ser la represalia nazi. Si no dan con el huido, acabarán con la vida de diez de ellos, escogidos al azar.

La noche siguiente, un coronel de las SS les confirma que así va a ocurrir.

Franciszek Gajowniczek, uno de los elegidos para ser ajusticiados, se lamenta pensando en qué situación quedarán su esposa e hijos.

Maximiliano Kolbe está cerca y lo oye. Inmediatamente, da un paso al frente y se ofrece a morir en su lugar.

El oficial nazi acepta el intercambio y Maximiliano, de 47 años, es condenado, junto con otras nueve personas, a morir de hambre.

Pasadas varias semanas, al constatar que aún sobrevive, los nazis le administran una inyección letal. Es el 14 de agosto de 1941.

Afirmaba George Orwell: ‘Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano’. ¡Con qué claridad lo percibió el padre Kolbe!

Es vital lo de mantenerse vivo…

No te lo discuto.

Aunque un día haya de llegarnos a todos la muerte: natural.

Si quieres, puedes quitar los dos puntos que separan a la parca de su adjetivo. Un adjetivo muy sustantivo, pues que te arrebaten la vida va en contra de la naturaleza y de la dignidad humana.

… Pero es esencial mantenerse humano: todos hemos de confirmar, con actos concretos y cotidianos, nuestra humanidad, nuestra condición humanitaria, nuestra sensibilidad ante el dolor y la tragedia ajena. Quienes no lo hagan, lo más que alcanzarán es vegetar por el mundo como meros seres vivientes. Los que opten por la violencia, lo harán como alimañas, como bestias.

Estos días me duele Barcelona

Sufro por Barcelona -y Cambrils-. Sufro con Barcelona. Que es decir que sufro por nosotros: desde luego, por todas las víctimas, por sus familias, por sus amigos… pero, también, por el conjunto de nuestra sociedad.

Escribía el poeta John Donne, en 1624:

‘Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti’.

Por eso, puedo decir:

  • Que, como tú, llevo en mi corazón el luto de todos los lazos negros. El duelo de todas las banderas a media asta.
  • Que todos los minutos de silencio son un grito dolorido de homenaje, respeto y reconocimiento a tantos seres humanos inocentes.
  • Que todas las velas encendidas, las flores, los mensajes de cariño, son metáfora del abrazo que, a todos ellos, hombres y mujeres, ancianos y niños, quisiéramos darles.
  • Que mis oraciones -o las tuyas- lo son por todas las personas asesinadas, por los heridos, por sus familias, por nuestra sociedad; también por la paz, por la libertad en convivencia; por la conversión de los corazones.

Pero no quiero acabar ahí. Por coherencia. Por respeto a las víctimas y a nuestra sociedad, por la que hoy doblan las campanas.

Lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante. George Orwell

Leía ayer en una novela: “¿… qué ha de hacer un centinela sino dar aviso de lo que observa? No hay centinelas pesimistas u optimistas… Hay centinelas despiertos y centinelas dormidos” (‘El despertar de la señorita Prim’ de Natalia Sanmartín Fenollera).

¡Despierta, Europa! ¡Encuentra tus raíces! Sin duda, ahí tenemos buena parte del problema. Te remito al libro citado. Te hará pensar.

No pretendo -solo- transmitir un estado de ánimo. Hace mucho que en este blog te hablo del compromiso personal; de la responsabilidad individual, de la tuya, de la suya, de la mía: de la de todos.

El jesuita J.M. Olaizola escribía recientemente: Valen mucho menos los ‘hay que’, ‘tendríamos que’, o ‘estaría bien’, que un ‘voy’ (o un ‘vamos’) y un ‘ahora’”.

Tenemos -entre otros- un problema (y a él aludía esta persona en su cuenta de Twitter): ‘el problema es que el sentido común ve las noticias desde casa’.

Tú, el otro, yo, en nuestra condición de ciudadanos, debemos -cada cual desde su situación- salir del confort de la casa. Y movilizarnos para crecer como ‘ingenieros del bien común’. Para ayudar a construir -o a reconstruir- la casa de todos: el mundo (empezando por el que nos rodea). Y, desde luego, para trabajar por la paz y la libertad en convivencia.

Para eso, hemos de comprometernos, de mojarnos.

A veces, precisamente, como el nadador Fernando Álvarez homenajeó a las víctimas de Barcelona y Cambrils: sin lanzarse a la piscina.

Más claro, agua.

Si este post te ha hecho pensar, por favor, difúndelo. Harás bien.

6 comentarios en “Me duele Barcelona

  1. Es un post muy duro, pero así a veces es la vida, lo que ocurrió en los campos de concentración y en la guerra fue terrible, no se puede olvidar.
    Lo que ha ocurrido en Barcelona y Cambrils es horrible y saca los peores y mejores sentimientos de las personas. Pero como bien dices: Hay que despertar de una vez.
    Lo que he visto y leído por las redes, periódicos y demás formas de información me ha puesto un poco más de sufrimiento en la espalda, pensando en palabras fuera de lugar que matan dos veces a las personas, unas con el atentado y otras con las palabras.
    Me ha encantado leerte por la verdad que dices.
    Un saludo.

    Me gusta

  2. Llegué de casualidad a este blog y ¡me encantó el descubrimiento! Este post en particular me ha movido mucho, como bien citas, no somos islas y a todos nos afecta -o debería- en un buen pedazo del alma lo que sucede al otro. ¡Muchas gracias por sensibilizarnos! Saludos desde México.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tus palabras, Paulina. Es una alegría que te haya gustado Dame tres minutos. Y más, que hayas tenido el detalle de comentarlo. Un saludo desde España!

      Me gusta

  3. José, nuevamente nos remueves la conciencia… ¡Cómo se echa de menos en la sociedad actual (ojo, hay honrosas excepciones) el espíritu comprometido de Maximiliano Kolbe!. Y es que a veces perdemos nuestra esencia, nuestra humanidad; y nos hacemos insensibles ante el dolor ajeno…
    Tenemos que salir de este individualismo que infecta nuestra sociedad y tomar conciencia de unidad y de participación en el bien común. Somos parte de un todo. Hace falta salir del confort que caracteriza la sociedad del bienestar y tomar conciencia de que cada uno, desde nuestra situación personal, aportamos al bien común. Somos una gota en el mar, pero el océano no existiría sin gotas.

    Eso exige esfuerzo, compromiso y valentía, para como bien dices “pringarse”. Es muy peligroso no pronunciarse otorgando al callar. Las malas hierbas crecen, a veces, por no implicarse en el cuidado diario del campo.

    A mí me ha producido dolor la barbarie. Es brutal e incomprensible cómo se puede actuar contra la vida humana con tal insensibilidad. Pero me quedo con la esperanza en la raza humana que me transmite la entrega de otros muchos, el dolor exteriorizado por espectadores de la escena del crimen y el arrojo mostrado en la asistencia inmediata y sin reservas. Intento recordar esas actuaciones que me han emocionado y me animan a entrenar, desde mi entorno inmediato, ese espíritu solidario y comprometido que debe caracterizarnos.

    Muchas gracias José por ayudarnos a reflexionar

    Me gusta

    • Muchas gracias a ti, Natalia. Ese magnífico comentario daba para un post (que se leen más). Como siempre, por ser tan atinado y por su calidad, en el fondo y en la forma.
      Muchas gracias por compartirlo!
      Un abrazo muy fuerte

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .