Amor de padres

YouTube Mi papá me miente

Hace poco (allá por el día del padre…) te escribía que “Madre no hay más que una” (haz clic en el enlace).

Pensé que alguno me diríais… “Hombre, José, un poco de ‘corporativismo’. Mira, además, en qué fecha publicas el post. ¡Que los padres también contamos!”. Y no te faltaría razón: los padres contamos. Tenemos que contar.

Digo lo de “tenemos que contar” porque hay veces que uno puede estar priorizando mal. O escurriendo el bulto más de la cuenta. Siempre hay alguien a quien “se le pegan las sábanas” (las de los folios de papel, las de los expedientes) en la oficina… hasta después de que los niños están cenados, duchados y prestos a acostarse. Vaya, que ya solo les falta el Jesusito de mi vida. Y el ausente ni siquiera tiene la delicadeza de avisar en casa que se le va a hacer tarde. ¿Te acuerdas, por cierto, de lo que contaba mi amigo Valentín sobre aquel empleado…? (enlace).

Hay, así, muchas madres coraje Aunque si el coraje es debido a que la pareja “cojea” a la hora de compartir –o de repartir de común acuerdo- responsabilidades, tenemos un problema, Houston. Y da coraje.

Ya nos lo recordaba con pluma certera Natalia en su magnífico post sobre conciliación (haz clic aquí).

Así que… ¡a ponernos las pilas todos! Aviso: nos hará falta que sean alcalinas, de esas que duran y duran y duran… Pero merece la pena.

Hoy quiero que el post lo protagonice un vídeo. Aunque antes tendrás otro

Estoy seguro de que lo mereces. Seas padre o madre. Porque dice mucho de la aternidad. Ponle una p o una m antes, según proceda.

El vídeo te habla de amor de ida y vuelta. De cómo nos idealizan los peques, de dulzura, belleza, inteligencia, amabilidad… También de apoyo, generosidad, entrega… Nos habla de una forma de darse cotidiana y casi heroica –sin quejarse, porque cuando te das por un ser al que amas, te sale-. Incluso en las peores circunstancias.

El vídeo refleja también cómo nuestros hijos nos observan, se fijan, adivinan… ¡Saben más que los ratones coloraos! Nos hace pensar en la importancia del ejemplo.

En fin, da pie a que creamos que qué verdad es que “de pequeños te los comerías”. Yo creo que de mayores… también.

Es tal el vínculo afectivo que se genera entre los padres y sus peques (la sangre no es agua) que llegas a pensar que cuando un día, ya crecidos, se vayan de casa será casi como si te amputan o arrancan algo de tu propio ser.

Aunque he reído cuando Carles Capdevila nos llama a la tranquilidad recordando que la naturaleza es muy sabia y, para evitar que nada se rompa, se quiebre, se rasgue, ha creado la adolescencia: hijos adolescentes (no diré con ironía, como mi amigo Antón, “aborrescentes”).

Te dejo, como colofón, con el vídeo principal. No te lo pierdas. Es –sinceramente- lo que motiva el post

Sí, el futuro de un niño vale cualquier sacrificio.

O, como escribió López de Artieta (aludía, sin duda, a otros protagonistas) “Amar es suicidarse”. Haz clic aquí, por favor.

Y si te ha gustado, puedes compartir.

Anuncios

4 comentarios en “Amor de padres

  1. Y tanto que contáis José!! Tenéis un papel esencial e insustituible… Tanto el padre como la madre tienen su función en el rol de padres y por tanto en el proceso de formación de los hijos. La madre es necesaria para unas cosas y la figura paterna referente en otros aspectos y, todos ellos fundamentales en el desarrollo vital de los hijos. Cada uno tiene su misión.
    Estoy contigo cuando dices que es cuestión de prioridades. Hay veces que nos centramos en aquello que, aunque relevante, no lo es tanto como nuestra principal función en la vida: la paternidad.
    Y volviendo a aquello de la conciliación, es necesario que la pareja no “cojee”como dices, en eso de compartir tareas… No hablamos de repartir a partes iguales, sino de colaborar por amor en la medida de nuestras posibilidades. Así crece y así se mantiene el núcleo de la familia, el matrimonio; con muestras de amor. Y para que la familia funciones bien, el matrimonio tiene que marchar correctamente.

    Muchas gracias por el post José. Qué importante que recuerdes la relevancia de la figura paterna! Así se motiva!
    Saludos

    Natalia

    Me gusta

    • Muchas gracias a ti, Natalia, por el comentario. Nos hiciste un magnífico post… y nos has dejado con ganas de blog… A ver si te animas, cuando pasen algunas fechas!
      Un abrazo para todos

      Me gusta

  2. Me ha impresionado la sensibilidad infantil, hasta qué punto la niña se dacuenta de las virtudes de su padre y del esfuerzo que hace para darle un buen colegio; quizás el matrimonio esté roto y él no cuente con un alto poder adquisitivo y se esfuerza sobremanera para la educación de su hija, es hermoso que la niña se haya dado cuenta y que el padre se percate que aún asi lo sigue queriendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s