20 vías para influir en tu representante público

Unsplash by Green Chameleon

Unsplash by Green Chameleon

Hace ya meses, bajo el título “Sé libre. Vive”, escribía una entrada en mi blog que puedes ver haciendo clic aquí.  En ella te animaba a comprometerte, a “mojarte”, a decir lo que piensas sobre las cosas que importan. A hacerlo con responsabilidad pero sin complejos, sin miedo.

Estoy convencido de la íntima relación entre opinión pública y opinión publicada. Para que haya publicación es condición necesaria, aunque no suficiente, que haya opinión. Por eso, me atrevo a preguntar: Cuando uno no expresa lo que piensa, ¿por qué calla? 

A lo largo de los cuatro años que llevo en el cargo de consejero de Educación han sido miles las personas, asociaciones o colectivos que han participado y podido influir en nuestras políticas educativas expresando sus opiniones, su criterio. Desde aquí, mi agradecimiento.

Cuando alguien te habla, identificándose y desde el respeto, te hace “repensar” tu actividad para contrastar si estás haciendo lo que debes (o lo que puedes) o cabe mejorar.

Muchos de quienes me leéis habréis tenido la experiencia de haber contactado conmigo. He intentado estar accesible (pido disculpas cuando haya fallado) por vía presencial, telefónica, por las redes sociales, por email, a través del Servicio de Participación Educativa y Atención al Profesorado, con la ayuda de otros colaboradores…

Los políticos podemos mejorar gracias a vuestras críticas, a vuestros planteamientos, ideas, iniciativas. Y es bueno que las escuchemos, que las conozcamos. También –somos humanos- agradecemos que a veces se apoyen algunas decisiones, no siempre fáciles, que debemos adoptar. Aunque esto último, que es bueno, no es imprescindible: hay que venir llorado de casa.

Tras esta reflexión general, hoy quiero contarte, por experiencia propia, qué puedes hacer si deseas trasladarle lo que piensas, por ejemplo, al consejero de tu gobierno, al alcalde, a uno de tus representantes

Te aporto posibles vías, con carácter abierto, para que, a la vista de tu caso concreto, puedas elegir aquellas que entiendas más idóneas.

Comienzo por recomendarte lo obvio: debes identificarte e intentar ser lo más claro y respetuoso –no son conceptos contradictorios- y conciso y concreto en tu planteamiento.

Te apunto así cómo puedes comunicarte con cualquiera de tus representantes públicos. Conmigo lo han hecho:

  1. Escríbele una carta personal. Me han llegado muchas, incluso redactadas a mano.
  2. Envíale un email (puede llevar documentos adjuntos: fotos, vídeos…). Todos tenemos direcciones de correo electrónico fácilmente localizables.
  3. Presenta una instancia en registro de entrada. Te da la seguridad de la copia formal de resguardo, e inicia una vía reglada y “oficial”.
  4. Contáctalo a través de las redes sociales o de la web: elige la vía privada y/o la pública o “abierta”. Muchos políticos tenemos cuentas en Twitter, Facebook, Linkedin… E incluso nuestros departamentos las tienen: p. ej. @NAVeduca
  5. Intenta comunicarte con él por teléfono. Es mucho más sencillo de lo que puedes creer. ¡No te pongas tú las barreras!
  6. Pídele una reunión anticipándole el objeto de la misma.
  7. Abórdale, breve y respetuosamente, con ocasión de un acto público al que asiste. Estamos, con frecuencia, a pie de calle.
  8. Puedes intentar, además, alguno de los anteriores cauces con sus colaboradores. Es interesante que hagas saber este “doble contacto” a unos y/u otros.
  9. Dirígete al superior jerárquico de la persona con la que deseas hablar, si el intento con éste -por la razón que sea- resulta infructuoso y el asunto lo requiere.
  10. Presenta un recurso ante un acto administrativo que entiendes contrario a Derecho. Este medio es, obviamente reactivo al acto en cuestión. Lo ideal es poder “prevenir”.
  11. Utiliza la figura del Defensor del Pueblo si existe allí donde quieres actuar y el asunto le compete.
  12. Contacta con la formación política y/o parlamentaria del responsable público.
  13. Contacta con las demás formaciones políticas y/o parlamentarias.
  14. Valora hablar con asociaciones o representantes de personas afectadas por la misma situación e incluso incorporarte a las mismas.
  15. Reúnete o agrúpate con quienes viven el mismo problema.
  16. Escribe en los periódicos, habla en la radio o en un programa de tu TV local, utiliza las plataformas de difusión conjunta online para crear una petición.
  17. Opina en los medios digitales: haz comentarios a la noticia.
  18. Contacta a profesionales de medios de comunicación: facilita la información.
  19. Anima a que las demás personas actúen en similar sentido, a que participen en los asuntos que a todos nos pueden afectar.
  20. Háblalo en la calle. Crea opinión.

Hay, además del elenco de recursos que os he ofrecido, otras vías que también han sido empleadas por la ciudadanía en estos últimos años. Son derechos que -como el de asociación, antes aludido- vienen recogidos en la Constitución Española. Una Constitución que nos subraya en su art. 23 el derecho que todos tenemos a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de nuestros representantes. Un derecho que, para mí, es un deber.

Como señalaba recientemente, el que no habla, el que no se pronuncia, el que no actúa ¿de qué se puede quejar?

La sociedad la hacemos entre todos. Es -también- tu responsabilidad.

Anuncios

23 comentarios en “20 vías para influir en tu representante público

  1. Me ha sorprendido muy gratamente esta nueva entrada porque es un “referente” de cómo hay que hacer las cosas de manera “IMPECABLE” por parte de una persona que está en un cargo público al servicio de los ciudadanos. Es la primera vez que he visto un “gesto” tan entrañable.
    Espero que otros profesionales de la política, “tomen nota” de qué es eso de “ir más allá del trabajo bien hecho” excediéndose cuando es necesario y sin “ningunear” en ningún momento a los ciudadanos. ¡Así se hace!.

    Me gusta

    • Muchas gracias, Begoña. Te aseguro que esfuerzo, dedicación, ganas e ilusión no han faltado. Sí que ha escaseado el presupuesto (como en todos los sitios) y, a veces, apoyos políticos de otras formaciones. En cualquier caso, creo que dejamos la Educación navarra en una muy buena posición. Aunque vienen tiempos crudos (por lo que leo) para la libertad y estabilidad del sistema educativo navarro. Mil gracias por tus generosas palabras. Feliz tarde!

      Me gusta

  2. Sinceramente pienso que va a costar mantener la Educación navarra en el nivel que la has dejado. Desde luego mejorarlo, estoy segura de que es misión imposible en estos próximos tiempos, a no ser que se produjera un “vuelco político” (que puede ocurrir) en muy poco tiempo. En el peor de los casos, esperemos que no se vaya para atrás y se destruya lo que has construido con tanto esfuerzo. Vamos a ser “optimistas informados”, que nada tiene que ver con ser ignorantes de la situación futura.

    Me gusta

    • Muchas gracias, Begoña. Las noticias publicadas hoy sobre los planes del cuatripartito son muy preocupantes. Aunque en manos de cada navarro está posibilitar la menor afección posible. En materia educativa las familias tienen mucho que decir siempre.

      Me gusta

  3. Pactos tan forzados y dispares no pueden durar mucho. Esperamos y deseamos que ocurra esto en Navarra por el bien de esta tierra y de todos los navarros.

    Me gusta

  4. Felicidades por el trabajo realizado, que llevan las 3 haches de calidad, Honestidad, Honradez y Humildad,
    Hay un refrán que dice “Hace mucho el que hace poco pero hace lo que debe; no hace nada el que hace mucho, pero no hace lo que debe hacer”, si hace mucho y hace lo que debe, que más vas a pedir, simplemente decirte ¡GRACIAS!
    Una buena EDUCACION, basada en la JUSTICIA y el RESPETO a los demás es el mejor activo de una SOCIEDAD, espero seguir saboreando de nuevas entradas.
    Un saludo

    Me gusta

    • Muchas gracias, Jon, por tus palabras. Seguiremos trabajando, desde donde toque, en pro de una sociedad más y mejor formada y, por lo tanto, más libre. Y, Dios mediante, continuaremos con el blog. Feliz fin de semana y mil gracias de nuevo

      Me gusta

  5. Gracias, José por los consejos para acercar la ciudadanía a los políticos. Las experiencias que he vivido personalmente sobre cuatripartitos, sin cohesión política ni ideológica, si no con el único objetivo de desbancar a la lista más votada, no han aportado nada nuevo se han desgastado en luchas internas de poder y en definitiva han acabado en fracaso. Creo que el tiempo pone las cosas en su sitio. Paciencia, oposición responsable y disfrutar de la libertad de la ausencia de la carga que representa el cargo.
    Yo también he publicado varios artículos relativos a la distancia entre el sistema educativo y la empresa.
    Para mi el problema(el acercamiento a la idoneidad entre los requerimientos de los puestos definidos por las empresas y los perfiles de los estudiantes que se incorporan al mundo laboral) no es tan difícil de solucionar. Creo que, si en lugar de echarse la culpa mutuamente, nos preguntamos ¿que puedo hacer yo al respecto? habremos recorrido gran parte de ese trecho.
    Gracias de nuevo y un saludo
    Juan Bueno

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo con lo que señalas en tu conclusión: más que preocuparse hay que ocuparse.
      Con respecto a lo del cuatripartito, el problema añadido es que uno de los socios que van a cortar el bacalao es EHBildu… con lo que ello supone. Además, están los que “le bailan el agua”. Nos ocuparemos! Feliz fin de semana.

      Me gusta

  6. Hola José,

    tu entrada me ha hecho reflexionar sobre un pensamiento que tuve los días posteriores a las elecciones municipales. En ese momento, pensé en escribir una carta personal, sincera y desde mi posición de ciudadano, trabajador y padre al nuevo alcalde de mi municipio. En ella, pensaba escribir sobre sobre la responsabilidad que tenía de reflotar un municipio con un importante potencial (a mi juicio), que había sido descuidado (por decirlo suavemente) durante varios años por los intereses particulares de los gestores. Pensaba incidir sobre la importancia del momento, de hacer más partícipes a los ciudadanos (somos un municipio pequeño y joven), de hacer política de verdad y de, sobretodo, hacer una gestión transparente de los recursos municipales. Pensé en escribir sobre ideas, posibilidades, …

    Pero al final no lo hice. ¿La razón?. Probablemente fueron varias, pero la principal fue la falta de confianza en que eso llegase a ningún sitio, ni removiese la curiosidad de nadie,… Pero haciendo análisis, también hubo una parte importante de falta de compromiso por mi parte. Me explico.

    Ya en su día tuve un acercamiento a la política municipal. Ese acercamiento hace casi 10 años fue altamente decepcionante por diversos motivos. Y pienso que ahora puede ocurrir lo mismo: mucho esfuerzo, horas “robadas” a la familia, a mi trabajo, a mi mismos,… ¿Egoismo?¿Falta de compromiso?. Puede que si, pero sobretodo sinceridad.

    Leyendo tu post me vuelvo a plantear estas cosas. Puede que en esta ocasión haya alguien diferente, con otra perspectiva, con mayor sensibilidad al servicio público y no tanto al “poder”. Más receptivo a escuchar y a hacer importante a la ciudadanía. Puede…

    Gracias por el post. Al menos, me ha hecho reflexionar.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    Me gusta

    • Muchas gracias, David, por tu comentario. Me alegra saber que el post te ha sido útil. En política hay de todo, como en la sociedad. De hecho, personas procedentes de ésta, pasamos (gracias a los votos) a convertirnos en representantes y servidores públicos. Nos toca gestionar muchos asuntos. A veces complejos. A veces sin muchos medios. Unas veces acertamos y otras no. Somos humanos. Es más fácil acertar si hay contacto con la ciudadanía. De ella puedes recibir “feedback”. Y a ella puedes ofrecer transparencia. Es importante explicar las cosas. Cuando llegué al departamento, este se hallaba “incendiado”. Aposté por crear un Servicio de Participación Educativa y Atención al Profesorado. Y por la presencia del departamento en las redes sociales. Ha sido un éxito y nos ha ayudado mucho. Hemos interaccionado y sido accesibles. Seguro que habremos cometido errores, pero quien haya querido los ha podido advertir o incluso ayudar a solventar. Te aseguro que las 20 ideas salen de mi experiencia práctica. Y aún hay más.
      Gracias por tu comentario y sinceridad. Me ha ayudado. Escríbele a tu alcalde. Te lo agradecerá. Ojalá. Un saludo cordial

      Me gusta

  7. José, es de justicia reconocer lo que ayudan TODAS las entradas de tu Blog, a pensar a las personas. Junto a la justicia el agradecimiento por el tiempo que dedicas a escribir tus entradas. Es uno de los pocos blogs (de los que conozco) que siempre “aporta valor” tanto por sus contenidos como por la forma en que están escritas las entradas, con esa cercanía con las personas a las que van dirigidas, que no todas las personas consiguen aunque se lo propongan. Ese estilo tiene mucho de innato y algo de adquirido. Lo que entendemos como “carisma” de la persona. Esta opinión no sólo la tengo yo, sino otras muchas personas que leen el Blog. Es así, pues simplemente me remito a los hechos de los comentarios de muchas personas así como del nº de visitas a dicho Blog, que están en franco crecimiento.
    Como lectora de tu Blog, te pido que sigas publicando nuevas entradas con las que podamos disfrutar de su lectura.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tus palabras, Begoña. En ello estamos! También os invito a sugerirme posibles temas a abordar. El blog crece. A veces más rápido y otras poco a poco. Y crece gracias a quienes lo leéis y, sobre todo, gracias a quienes lo difundís. Me alegra saber que puede aportar algo positivo a los demás. Como digo en la presentación, y se lo digo a cada lector o lectora, “te escribo porque me importas”. Un abrazo y feliz domingo para Pedro y para ti!

      Me gusta

  8. Gracias José Iribas por la entrada, esto llevo haciéndolo muchos años en RRSS, cartas, e incluso de forma presencial. Ahora por lo menos en mi Comunidad parece que se abren puertas al ciudadano, pero veo que se tienden a cerrar casi solas. Los votos valen 4 años, no solo el día que votas, debemos ser corresponsables, dar y recibir feedback a los políticos, cuestionar desde el respeto, reivíndicar, solicitar. El tema es que parece que los desemplead@s por temas de marca personal no podemos o debemos opinar de política (RRHH) algo en lo que yo discrepo y por cierto no hago caso. Me gusta ser libre siempre con respeto el futuro de mi prole estña en juego. Gracias y saludos cordiales.

    Me gusta

    • Muchas gracias a ti, José Luis. Me parece fenomenal que opines y plantees lo que consideres oportuno. La democracia no se ciñe a votar cada cuatro años y punto. Y, desde luego, cualquier ciudadano/a, más allá de si trabaja o no, tiene derecho (y debe ser respetado) a posicionarse como considere. Un saludo muy cordial, José

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s