Sé libre. Vive

pixabay

pixabay

Sentenciaba Aristóteles que “sólo hay una manera de evitar la crítica: no hacer nada, no decir nada y no ser nada”. 

Hoy no sé si es que corren peores tiempos, pero algunas de esas “omisiones” tampoco te libran del reproche… Y no me parece mal.

De todas formas, sigue muy vigente lo de “no te metas en líos” o lo de “a ver si te vas a complicar la vida…”

Ya decía Martin Luther King que “para tener enemigos no hace falta declarar una guerra; basta solo decir lo que se piensa”.

Quien pretenda ser honesto consigo mismo y con los demás -en mi caso, un responsable político- si bien debe pensar lo que dice, no debe dejar de decir lo que piensa; al menos sobre las cuestiones relevantes. Aunque se complique la vida.

Habréis leído eso de que “morimos el día en que guardamos silencio ante las cosas que importan”.  Por eso, si queremos estar vivos, debemos ser capaces de hablar sin miedos, opinar, debatir, participar… No puede ser que sólo se escuche una voz, mientras se silencian otras.

Hemos trabajado mucho para construir una sociedad libre y democrática. Libre, por tanto, no sólo para que uno pueda adherirse a planteamientos “políticamente correctos” sino para poder (y hasta deber) discrepar de éstos cuando proceda.

Si respetamos, las compartamos o no, las reflexiones ajenas ¿no merecen idéntica tolerancia nuestras propias ideas? Desde luego.

No hay que andar por la vida con complejos. Como si hubiera que pedir perdón o avergonzarse de lo que uno es, de lo que piensa o de lo que cree.

No cabe que nadie plantee que abdiquemos de nuestros valores, de nuestros ideales; que alquilemos nuestras posiciones, que las ofertemos al mejor postor.

Aun con enemigos (que nadie buscamos) cuando actuamos de forma coherente, además de ser más fiables, más predictibles, somos sobre todo honestos con nosotros mismos y con los demás.

No tengas miedo a tomar la palabra cuando se trate de defender algo importante. Aunque sorprenda tu voz. Me acuerdo más de una vez del chiste de Manuel que, metido en su ataúd, gritaba: “¡María, María, que estoy vivo!, mientras la viuda le replicaba: “Anda, Manuel, ¡vas a saber tú más que el médico!”

Vive. No guardes silencio ante lo importante. Sé libre. Sin miedo. Sé tú mismo.

Y recuerda siempre lo que decía la Madre Teresa de Calcuta: “si eres humilde nada te afectará, ni la alabanza ni la descalificación; porque sabes lo que tú eres”.

Anuncios

10 comentarios en “Sé libre. Vive

  1. Cuando estaba leyendo esta entrada me he acordado de que hace ya un tiempo el Papa Francisco hablaba en las redes de que estábamos viviendo en la era de la “globalización de la indiferencia”. Lo que decía Aristóteles equivale a no vivir. Soy e la opinión de que hay que a veces las personas no siempre escuchamos lo que nos gusta, pero si quienes nos lo dicen lo hacen para ayudarnos, por razones de lealtad y para evitar daños mayores, lo que tenemos que hacer es agradecérselo. Lo que cuenta es la rectitud de intención con la que las personas hacemos las cosas.
    Es cierto que en ocasiones necesitamos mucha fortaleza y valentía para defender lo que de verdad importa, pero a pesar de ello, en ningún caso, están justificadas las omisiones.
    La frase de la Madre Teresa de Calcuta nos viene muy bien a todos pues al vivir en la era de la imagen, algunos viven casi exclusivamente pendientes de la opinión de los demás, error que puede tener consecuencias nefastas en aquellos casos en los que no se sientan “aceptados” por los demás.
    En fin, la publicación es un referente a la hora de ayudarnos a vivir en muchos momentos a contracorriente, en la adversidad y a crecer y mejorar cuando salimos de dichos momentos.

    Le gusta a 1 persona

    • Navarra es una gran Comunidad, pero a quienes defendemos la libertad y unos determinados valores hay quienes nos han querido (y siguen queriendo) hacer la vida especialmente compleja. Aunque, como el salmón, sabemos nadar contracorriente! cuando toca. Feliz noche.

      Me gusta

  2. Completamente de acuerdo, José, pero permíteme por favor, añadir algo de mi cosecha.

    Analizando el fondo de tu artículo, considero el “ser libre” una cuestión individual, en el sentido de que tan sólo se es libre en tanto en cuanto se toman decisiones personales que nos permiten decidir bajo parámetros morales, los cuales desearíamos verlos reflejados en la sociedad en parámetros éticos, lo cual no sucede casi nunca e, incluso, podríamos estar o no de acuerdo con ellos en base a la moral.

    La cuestión está en la interpretación individual de lo que se considera debe o no debe hacerse o decirse y ser capaz de analizar la razón de los actos. Creo que aquí entra la formación en valores y el espíritu crítico que señalas.

    He mencionado “actos”. Ciertamente, ya que de nada sirven los buenos pensamientos y palabras si estos no van acompañados de la acción y de un “mojarse” en lo que realmente se cree. Pero ahora entran consideraciones del tipo: -”¿me convendrá?”, -”¿qué consecuencias tendrán mis actos?” o, lo que más interesa… “-¿en qué me afectará mi decisión?”. Yo a eso lo llamo egoísmo.

    Es complicado decidir, cierto. No es lo mismo la decisión que una persona pueda tomar si tiene o no responsabilidades familiares, etc, sin embargo es triste averiguar que, si se barajan tales “riesgos”, la decisión que se tome no estará basada en la libertad, pues significaría que ésta estaría limitada o peor, coaccionada.

    Triste ha sido comprobar en primera persona cómo bajo esa presunta libertad de decidir se esconde miedo, con qué facilidad se mira a otro lado o se esconde la cabeza…, cómo se aplaude al osado que defiende unos valores y cómo se le abandona a su suerte si esa osadía es castigada.

    Porque una cosa tiene la libertad, el ser libre, el vivir libre y es, la soledad, ya que quien vive libre, es libre, piensa libre… -siempre y aunque parezca contradictorio, dentro de unos parámetros básicos de respeto y honestidad-, no organiza su vida en torno al que dirán los demás…

    Por eso la Libertad es algo tan serio y de tanta importancia. Es algo que individualmente se ha de ganar día a día, se ha de defender hora tras hora en todos los ámbitos de la vida privada. Es la única manera de que, sumando individualidades se pueda conseguir una sociedad más libre…, siempre y cuando la sociedad, el conjunto de individualidades, sea capaz de verlo.

    ¿Difícil, imposible? ¡Bueno!, creo que la utopía es el objetivo a alcanzar. Nunca llegaremos, pero si lo intentamos siempre estaremos más cerca de conseguirlo.

    El ser libre no es gratuito, exige mucho sacrificio personal, pero este, en ejercicio de la Libertad, aunque sea una actitud individual, tiene también como finalidad, no solamente la satisfacción moral personal, sino el bien común, para ir poco a poco, piedra a piedra para, si no tumbar la sociedad, al menos hacer que ésta se plantee que existen, con el ejemplo individual, unos parámetros mejores.

    Jorge.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Otro abrazo, Jorge. Una vez más creo que la mejor respuesta es darte las gracias y recomendar a quien ha leído tu comentario que lo “saboree”.
      Hay que tener claro que la libertad, tan valiosa, tiene sus “costes”.
      Y la vida exige coherencia: “una acción, la mejor lección”.

      Le gusta a 1 persona

  3. Tal y como habéis comentado, ¡qué pena me dan las omisiones! Unas veces la causa puede ser el temor y otras como dice Begoña, el resultado de vivir en la era de la imagen y las apariencias.
    La primera de ellas, el temor, me ha hecho recordar con nostalgia mi tierra y lo que muchos, políticos y ciudadanos comprometidos han padecido por expresar lo que piensan en cuestiones de relevancia (como bien ha recordado José) ante el mutismo de los demás, que prefieren callar para “no complicarse la vida”.

    La otra causa, la de mantener la imagen, no deja de ser otro tipo de temor, el miedo a lo que piensen los demás de ellos. Y como dice Jorge Luis Villanueva, eso indica falta de libertad.

    Gracias por recordad que seamos libres. Libres para expresar lo que pensamos sobre asuntos de relevancia sin temor a los juicios de valor que despertamos. Es mejor vivir criticado que morir por nuestro silencio.

    Cuántas veces nuestra falta de valentía a la hora de expresar nuestro parecer, es responsable de la falta de integridad que nos rodea. Esa omisión me aterra.

    Gracias José por no omitir

    Me gusta

  4. os recuerdo que ser libre es decidir por uno mismo lo que se quiere o no hacer. quien no quiera votar, protestar, etc, tambien está en su derecho. si os parece mal entonces ni entendeis la filosofia de ” ser libres ” .

    Me gusta

    • Muchas gracias por opinar, Juan. Votar o no hacerlo, protestar o no, cada uno es muy libre de optar. Con tal eso sí, de respetar los derechos de las demás personas y el el marco de derechos y deberes que todos tenemos. Feliz fin de semana!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s