Alérgico a las balas

pixabay

pixabay

Decía Sandro Pertini: “De los fumadores podemos aprender la tolerancia. Todavía no conozco uno sólo que se haya quejado de los no fumadores”.

Hoy no te quiero hablar del tabaco, sino de quienes se quejan, de quienes lo hacen por sistema. Y de la importancia de mantener una actitud bien diferente ante la vida.

Hay un refrán que señala que el que se queja… sus males aleja. ¿Es ello cierto?

No necesariamente:

Es más, la queja habitual más que alejar nuestros males lo que hace es ahuyentar a las personas con las que nos relacionamos. A nadie le resulta atractivo tener cerca a quienes van por la vida que parecen “la campana de la agonía”.

Además, la queja permanente es dañina para quien la practica. Es autodestructiva. No te la recomiendo.

Entonces, cuando algo no te gusta, ¿no cabe que te quejes?

Desde luego que sí. Es más, a veces no sólo es importante sino necesario. Por cierto, también es bueno que cuando algo te agrade lo digas.

Soy claro partidario de llevar a cabo un análisis crítico de la realidad que nos rodea (también de la propia, haciendo autocrítica). Ello para valorar lo que hay; no sólo lo que no hay. Desde una actitud positiva: ¡mira el vaso medio lleno! Eso sí, y  además ocúpate de lo que queda por llenar. Esto también es importante.

Lo que no cabe es quedarse en la queja sistemática y estéril; en la protesta pasiva. Daríamos la razón a quienes dicen que hay personas que prefieren recrearse en lamentar su triste fortuna a proponerse cambiarla. Hugo Ojetti, compatriota de Pertini, señala que quejarse es el pasatiempo de los incapaces…

Derecho de propuesta y derecho de protesta

Siempre he creído que el primero es prioritario y el segundo subsidiario.

Por eso, frente a una actitud huraña, pasiva y derrotista, te propongo adoptar otra bien diversa: ¡planta al mal tiempo buena caraY hazlo con iniciativa. Se trata de impulsar aquello que queremos, más que atacar -o quejarnos- de lo que nos desagrada.

Cuestión de actitud

Más allá de las circunstancias –a veces imponderables- somos dueños de nuestra actitud. Y es ésta la que debe ayudarnos a afrontar nuestros problemas: si quieres que algo cambie, ayuda a que ello ocurra, comprométete, actúa.

Quizá has oído la historia de Lucas, un empresario que siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir.

Su amigo Javier, admirado, un día le preguntó: “¿Cómo consigues mantener esa actitud todo el tiempo?”.

Lucas respondió: “Cada mañana me digo a mí mismo: Lucas, tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen humor o estar de mal humor. Escojo estar de buen humor. Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre quejarme o aprender de ello. Escojo aprender de ello. Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida. Escojo el lado positivo de la vida”.

“Sí, claro, pero no es tan fácil”, respondió Javier.

“Sí lo es”, dijo Lucas. “Todo en la vida tiene que ver con lo que elijas. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección. Tú eliges cómo reaccionas ante cada situación, tú eliges cómo la gente puede influir en tu estado de ánimo, tú eliges estar de buen o mal humor. En resumen, tú eliges cómo vivir la vida”.

Javier se quedó pensativo…

Pasó el tiempo y, por razones profesionales, uno y otro perdieron contacto, aunque Javier siempre se acordaba de Lucas cuando tenía que hacer una elección en la vida, en vez de reaccionar contra ella.

Transcurridos varios años, Javier se enteró de que hacía algún tiempo Lucas había sido víctima de atraco en su empresa. En un momento dado, los asaltantes se pusieron muy nerviosos, le descerrajaron varios tiros a aquél y huyeron dejándolo muy gravemente herido.

Tras nueve horas de cirugía y semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos, Lucas fue dado de alta.

Llegó un día, después del asalto, en que ambos amigos se reencontraron. Javier preguntó a Lucas qué pasó por su mente en el momento del atraco y éste le dijo:

“Lo primero que pensé fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás del negocio. Cuando ya había sido tiroteado, en el suelo, recordé que tenía dos opciones: Podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir”. “¿No sentiste miedo?”, preguntó Javier. Lucas respondió: “Los sanitarios fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron a quirófano y vi las caras de médicos y enfermeras… realmente me asusté. Podía leer en sus ojos: ‘Es hombre muerto’. Supe entonces que debía tomar una decisión”.

“¿Qué hiciste?”, le planteó Javier.

“Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo grité: ¡Sí, a las balas! Mientras reían, les dije: estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera  vivo, no muerto”.

Lucas vivió por el buen hacer de los médicos, pero no en menor medida por su asombrosa actitud.

Cada día tenemos la elección de vivir plenamente: la actitud, al final, lo es todo.

Ya lo decía el inglés William. G. Ward: “El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas”.

Así que, ya sabes: ajusta las velas. Y, si no, ¡no te quejes!

Anuncios

17 comentarios en “Alérgico a las balas

  1. Una entrada estupenda para los “cenizos” y para los”tóxicos” y en general para aquellos que a toda solución le buscan un problema. Una vez más ¡Enhorabuena por esta entrada! Gracias por darnos la oportunidad de disfrutar con su lectura.

    Me gusta

    • Muchas gracias, Begoña. Necesitamos personas con capacidad de propuesta, personas con iniciativa, positivas. La “queja” estéril en la barra del bar no sirve de mucho, no “construye”. Un abrazo

      Me gusta

  2. ¡Hola!
    Muchas gracias por todas éstas ideas magníficamente entrelazadas,ahora bien lo superlativo,donde me he quedado sin palabras es cuando el asaltado le dice a quienes levan a operar “que a lo único que es alérgico es a las balas”
    ¡Un abrazo!
    Joaquín Costas

    Me gusta

    • Muchas gracias, Joaquín. A mí también me ha parecido que merecía la pena destacar la frase. Tampoco está mal lo de “opéreme como si estuviera vivo”…
      Un abrazo!

      Me gusta

  3. Buenas tardes, buenas noches , me llamo la atención lo de fumadores. Estaba buscando algo sobre como combatir. desde luego que es una enfermedad, creo, un vicio muy complicado. A consecuencia de esta bendita hierba, el tabaco, le tengo a mi hermano menor en terapia, debido a que no puede recibir aire por si solo. Lo están suministrando oxigeno o respirador.
    Gracias por los tres minutos. Felicitaciones.!!!

    Me gusta

    • Buenas tardes, buenas noches en España. La nicotina es muy adictiva… y el tabaco causa estragos. Por ello es muy prudente que si alguien decide fumar, el humo lo respire solo él. Cuida a tu hermano. E intenta que se olvide del tabaco. Un saludo muy cordial

      Me gusta

  4. Partiendo que es lo que debemos interiorizar siempre, y que es una actitud que practico, más o menos, con intensidad, es necesario que se nos recuerden los valores positivos.
    No es lo mismo “vivirlo” inténsamente, contagiándo a nuestro entorno, que saberlo y guardarlo en nuestro especial “Baúl de los Recuerdos”. Felicidades, hoy se está más fresquito que ayer, ¿verdad?.

    Me gusta

  5. ¡Cómo me alegra haber rescatado este post”! Relaja que nos recuerdes la licencia para la queja, pero también es necesario insistir en la necesidad de que el lamento no se vuelva endémico.
    La felicidad depende de la actitud que tengamos ante la vida, con sus contratiempos. Y si nuestra actitud se transforma en un quejido permanente, sin dedicar nuestros esfuerzos a vencer obstáculos, es imposible ser feliz. Si nos jugamos tanto, parece importante que revisemos nuestra conducta.

    Como bien dices, la queja nos hunde en nuestros males, lejos de alejarlos. Es más productivos esforzarnos es superar obstáculos. ¡Se aprende tanto!

    Gran artículo José. Muchas gracias!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s