Tú y tu Kintsugi

kintsugi

Wikipedia CC BY-SA 3.0

La vida está llena de claroscuros. Así que, te pongas como te pongas, tendrás de los dos: espacios muy iluminados y… zonas de penumbra. Acéptalo con “deportividad”.

Me escribía, en este sentido, Begoña: “La vida, como los cuadros, es una obra de arte que tiene sus luces y sombras, y lo que cuenta es el resultado final”.

La vida… un cuadro o… un tapiz precioso en el que aparte de un colorido motivo, nos apuntaba recientemente el Dr. Enrique Rojas, “también hay recosidos y tirones”. Y esos, a veces inevitables, duelen…

En todo caso, ¿cómo valoraríamos la luz si no conociéramos la oscuridad? ¿Cómo veríamos las estrellas si no llegara la noche? ¿Cómo disfrutaríamos de una puesta de sol, de sus colores, de sus contrastes… o del alba?

Hablar del alba y acordarme del país del sol naciente ha sido todo uno:

No sé si conoces el Kintsugi o Kintsukuroi (carpintería o reparación de oro, en japonés).

Nos cuenta Wikipedia que el Kintsugi es un arte nipón, nacido a finales del siglo XV, consistente en arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina mezclado con polvo de oro, plata o platino.

Ello encaja en una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse, y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto “su vida”.

La complejidad de la reparación transforma estéticamente el elemento en el que se ha actuado, dándole así un nuevo valor. De esa manera se da el caso de que antiguas piezas reparadas mediante este método son a veces más cotizadas que otras que nunca se rompieron.

Aunque a veces nos empeñemos en ocultarlas, todos estamos llenos de grietas. ¿Preferimos parecer un vaso inmaculado, manufacturado, sin estrenar? ¿Un recipiente recién adquirido en unos modernos almacenes, que no ha sufrido desgastes derivados de un uso que no ha tenido, de un servicio que no ha dado? ¿O reconocemos ser vasija artesanal, distinta de las otras, con características -cosques incluidos- que la hacen única?

Si alguien te dice que no tiene golpes, “cicatrices”, que se lo haga mirar. Me trae a la memoria eso de “si cumplidos los cuarenta años un día te despiertas y no te duele nada es que estás muerto”. Manifestarse indemne sería propio de una persona falsa o inconsciente; supondría tanto como declarar que no se ha vivido, amado -y por tanto sufrido y gozado-… Porque vivir es que todo eso te pase.

Alguno dirá que sí, pero que la realidad es que nadie quiere sufrir golpes, que a nadie le apetece “quebrarse”. ¡Naturalmente! No somos masoquistas; pero cuando ocurra, míralo como aconseja Víktor Frankl“Las ruinas son, a menudo, las que abren las ventanas para ver el cielo”.

Anuncios

6 comentarios en “Tú y tu Kintsugi

  1. ¡Cuánta razón tienes, José! ¿Será por lo que explicas que nunca he querido quitarme las arrugas como me sugieren algunas amigas? Siempre pienso que una arruga de Edita también es Edita 😉 Suena un tanto petulante, pero está reflejando mis experiencias vitales, y de eso no puedo (ni quiero) desprenderme.

    Me gusta

  2. Me viene a la cabeza la diferencia entre fracaso y error, la cual creo que escuché a alguien pero no recuerdo a quien (que me disculpe humildemente). Los errores forman parte de la vida, vamos… eso todo el mundo lo sabe. Errar es humano y hay que “vivir el error”, porque un error solo es un fracaso cuando no se aprende de ese error.

    Hay que estar orgulloso de los errores porque forman parte de tu vida (significa que has tomado decisiones y has reflexionado desde la experiencia) al igual que esas grietas que comentas en el post o esas arrugas que comenta Edita en su comentario. Y aprender de un error es oro puro, es aprendizaje que queda en nuestra experiencia para poder forjar nuestro valor hacia los demás.

    Mostrar esos aprendizajes y errores es mostrar la “belleza humana” de una persona con más valor que antes , como ocurre en el Kintsugi. Es mostrar lo auténtico, y lo auténtico se valora…. y engancha.

    Gracias, como siempre por el post. Y gracias a Begoña y Pedro por inspirarlo.

    Un abrazo!

    Me gusta

  3. Estupenda metáfora la del Kintsugi para hablar también del matrimonio, de las rupturas matrimoniales y la violencia de género y de cómo prevenirlas. Leer tus artículos es una fuente de inspiración. Merceroura tiene también un blog genial, que te gustará leer a ti y a tus lectores. Un saludo. Rafael Ruiz

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tu comentario, por tus palabras, Rafael. Sé que Merceroura tiene muy buenos contenidos. Muchas gracias por recomendarlo! Un saludo muy cordial. José

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s