Escribe… sin falta

¿Cuántas veces has oído eso de que “el mejor escribano echa un borrón”? Hoy quiero hablarte de ortografía y de otras cuestiones relativas a una adecuada redacción de textos.

Cuentan que Andrés Bello López, importante filólogo venezolano, solía recibir periódicamente cartas de un amigo que tenía unas faltas de ortografía desesperantes. Un día en que ambos pudieron encontrarse, el amigo se despidió de Bello excusándose por haberle tenido un poco abandonado epistolarmente hablando: “Esta semana le escribiré sin falta”. El filólogo respondió: “¡No se tome ese trabajo! Escríbame como siempre”.

Anécdotas aparte, ni Bello ni la sociedad en que vivimos nos han eximido a nosotros de tomarnos en serio cómo redactamos. Por el contrario, tenemos que cuidar como es debido nuestra expresión escrita. Y en los tiempos que corren, con especial interés:

  • Por una parte, porque cada vez nos comunicamos más -y más rápidamente- “dándole a la tecla” (aunque sea la del smartphone).
  • Y por otra, porque no pocos expertos advierten acerca del peligro de una degradación del nivel escrito.

Afirmaba Voltaire que “la escritura es la pintura de la voz”. Y añadía: “una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento”.

Cuidado, pues, cuando redactamos… No solo por lo que bien decía el escritor francés. También porque una de nuestras mejores (o peores) “tarjetas de visita” es cómo nos presentamos ante los demás:

  • cuando acudimos a una reunión o evento importante, lo tenemos muy claro: cuidamos nuestro aspecto exterior, nuestra ropa, nuestra imagen.
  • Cuando redactamos una carta, un correo electrónico o un sms… también nos retratamos ante quien nos lee.

La importancia de escribir correctamente para acceder a un empleo

No parece necesario subrayarla. Hay muchos CV que, literalmente, van a la papelera por contener faltas de ortografía. Según una empresa de selección de personal, en torno al 30% de los que contienen dos o más faltas. Esos errores demuestran que quien lo ha redactado o bien ha carecido de un mínimo rigor o seriedad en su primera presentación… o que lo de escribir correctamente no es lo suyo: ¡lo deja bien claro en su propio curriculum! Y ello va en su descrédito. Se supone que nadie improvisa -todo lo contrario- tal documento.

Hoy se escribe de forma “manifiestamente mejorable”. En España y en muchos otros lugares. Lo constatamos incluso públicamente: en anuncios, titulares de informativos en televisión, en otros medios… Y quienes estamos en el mundo educativo y recibimos muchas cartas, de muy diversas procedencias, también. A veces no hace falta ni ir a los exámenes. Dime cómo te expresas y te diré quién eres. Puede ser suficiente un tuit: 140 caracteres.

¿A alguien le puede extrañar que en el ámbito empresarial haya preocupación por esta cuestión? La hay. Y creciente.

Cuentan en Internet que el 90% de los correos electrónicos entre las empresas francesas y sus clientes contienen errores… y que una incorrecta redacción en los sitios de venta online puede generar hasta un 50% de pérdida de negocio. Un ejemplo de cómo unas pocas letras, mal puestas, se llevan por delante unos buenos números, de muchas cifras. No voy a entrar a discutir porcentajes, pero es evidente que nos puede costar más caro de lo que algunos creen un error gramatical, de ortografía… Y no siempre nos “salva” el corrector automático.

Ante todo ello, se está incrementando un “nicho” de negocio. Ayer, sin ir más lejos, encontré la web de una empresa que ofrece como curso de formación un Taller de Ortografía y Redacción para Ejecutivos. Lo hace con una clara apelación: “¡Escriba con seguridad y proyecte una imagen profesional!”

En la web se subraya la necesidad que tienen los directivos y otros profesionales de las empresas de escribir correctamente y de manera clara, a efectos de comunicarse de forma adecuada con una impecable ortografía y redacción.

Recientemente, el diario francés Le Monde se hacía eco de cómo iniciativas similares a la arriba mencionada se estaban presentando como una verdadera oportunidad de negocio ante el progresivo deterioro del uso del lenguaje, en cartas o correos electrónicos, por parte de empleados y ejecutivos. Fallos de sintaxis, de ortografía… corroboraban un dato ya evidenciado en las evaluaciones internacionales PISA: Hay mucho que mejorar. Y no sólo en Francia…

Mientras se pone el acento en reforzar el sistema escolar desde la base, los que han concluido su etapa académica (incluso con estudios superiores) recurren a empresas que, presencialmente o en formación online, consiguen buenas cifras a base de enseñar buenas letras. Por ejemplo, 3.000 € por 14 horas de clase particular.

El “Proyecto Voltaire

Permíteme que te ponga como ejemplo esta iniciativa exitosa en el país vecino. Tiene entre sus clientes a empresas y profesionales que quieren mejorar. También, p. ej. a quienes buscan un empleo; o a escuelas y alumnos de ingeniería u otros estudios superiores que buscan formarse, examinarse y certificar su nivel de expresión escrita.

Concluyo facilitándote unos enlaces (1 y 2) sobre esta cuestión los cuales nos ayudarán a conocer más en detalle la situación y ¡a practicar francés!

No quiero acabar sin animarte a leer y a motivar a los tuyos a que lo hagan. Es una magnífica afición y ayuda mucho a expresarse, entre otras cosas.

Y recuerda algo importante: si quieres escribir tu propio destino ¡has de tener cuidado con las faltas de ortografía!

Anuncios

12 comentarios en “Escribe… sin falta

  1. Pienso que sería deseable equilibrar la escritura a través de las nuevas tecnologías (ordenador, tableta, móvil) y la tradicional, para recuperar la correcta “expresión escrita”.

    Me gusta

    • Me gusta más leer en papel, aunque reconozco que lo hago más online. Creo que las “palabras abreviadas” que muchas personas (sobre todo “nativos digitales”) utilizan en sis smartphones son un riesgo para la ortografía y la buena redacción. No pasa solo en España…
      Es muy importante fomentar la lectura, especialmente en los chicos. Las chicas, en general, leen más. Feliz día!

      Me gusta

  2. Complicado tema Jose. Las nuevas tecnologías están dando pie a que se vaya dejando de lado ese concepto básico que algunos mantenemos, y que expresas en tu articulo, la ortografía.

    Soy de los que cuando, me entran dudas (cada vez más), sigo buscando la correcta escritura de una palabra por que me sigue haciendo daño a los ojos. Esto no quiere decir que de vez en cuando, el borrón esté ahí.

    Un abrazo, y feliz fin de semana.

    Me gusta

    • Suscribo todo lo que dices, Juan. Y te añado algo más: hay algunos cambios en las tildes que la RAE ha llevado a cabo y… me cuesta asumir. Por ejemplo en pronombres demostrativos. O en “solo”…
      Habrá que ser disciplinado…
      Muchas gracias por tu comentario.
      Abrazos!

      Me gusta

  3. Buenos días,
    Es una pena que las personas escriban cada vez peor y no se trata de pequeños fallos que alguna vez cometemos todos, pero cada vez que leo ahy en lugar de hay o ahí me entra dolor de ojos .
    Saludos.

    Me gusta

    • Así es, Lola. Pasa mucho también con “haber”. A ver si entre todos le ponemos remedio.
      Suelo decir que a veces un simple tuit te dice mucho de una persona…
      Un saludo y muchas gracias por tu comentario. Feliz día!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s