Rompe su soledad

bench-1228264_1920_pixabay

Hoy quiero hablarte de la amargura de la soledad no buscada. Está a tu lado. Cerca de ti. Y puedes -como puedo yo- ayudar a solucionarla.

Me contaba mi madre que recordaba cuando era pequeña y la llevaban a jugar al parque de El Retiro.

-Cuando llevaba perolicas tenía muchas amigas. Cuando no las llevaba, solía volver a casa diciendo: hoy no he tenido amigas.

Me vienen dos reflexiones:

La que se refiere a las amistades interesadas: aquellas en las que el adjetivo anula al sustantivo. Si son interesadas, no son amistades.

La otra reflexión es la que brota al pensar en quien se ve aislado, apartado, dejado de lado, porque no tiene ni media “perolica”.

Seguro que has oído alguna vez hablar de una niña a la que nunca, nadie, invita a sus cumpleaños. A los que va el resto de su clase. Es lacerante.

O sabes de ese pequeño que está siempre “chupando banquillo” en los partidos de fútbol de su equipo escolar; equipo que no se ha concebido principalmente para jugar, para divertirse en grupo, para adquirir y potenciar valores, sino para competir y ganar: y él no es bueno. Es un manta: ‘No tiene perolicas’. Así que, al banquillo y gracias. Y si no viene, nos quita un problema de encima (si es que alguna vez a alguien le remuerde la conciencia…).

Hay niños -o mayores- con pocos o ningún amigo

Escribirlo duele. Pero es verdad. Niños solitarios y -seguro- adultos. No digamos ya ancianos. Condenados al aislamiento -en este mundo hiperconectado-. Tumbados, además, en su autoestima. Rotos por dentro. Hambrientos de compañía, de afecto, de amistad.

Y tú (y yo) ¿qué damos?

¿Nos divierte más estar con quien nos ofrece algo interesante que con quien no tiene perolas? ¿Abandonamos a este en el retiro… de la soledad?

Hay personas caritativas que dan cosas. Las hay que incluso se dan. Pero es verdad que corremos el riesgo de entregarnos ante los casos más ‘notorios’, más ‘ostentosos’: esos niños desarrapados (a los que, por pensar, algunos piensan que les falta hasta la h); esas personas sin techo…

Lo anterior está muy bien. Si no olvidamos que, además, hay muchos otros seres humanos, solitarios, silenciosos, pobres vergonzantes de afecto, personas que lloran -quizás solo de puertas adentro-… que nos pasan desapercibidos. Aunque vivan en nuestra misma escalera de vecinos.

Déjame que te cuente una historia que me relató un amigo

Nos habla de un viejo. Pero podría hablarnos de un niño, de una persona solitaria, aislada, sin amigos.

“Estaba allí, el anciano; sentado en su viejo taburete, pegado a la fachada de su casa; ni el sol le acompañaba. Sus manos arrugadas sujetaban una vara de madera. Yo era simplemente un caminante. Tan solo sonreí fugazmente e hice un gesto de saludo a la vez que pasaba.

Anduve yo dando vueltas a una lágrima que, juraría, había visto caer de sus ojos; pensaba por qué lloraría el viejo; por qué esa triste mirada.

Estuve a punto de dar la vuelta y acercarme a él. ‘A punto’ quiere decir que… no lo hice.

En mi caminar, sin embargo, me perseguía la imagen de sus ojos tropezando con los míos. Traté de obviarla. Agilicé la marcha, como queriendo escapar de mis propios pensamientos. Compré el periódico y, nada más llegar a casa, comencé a leerlo esperando olvidarme del tema… pero no lo lograba. Esa lágrima no se borraba… Nadie llora por nada, pensé.

Esa noche, lo confieso, me costó conciliar el sueño. Decidí que al día siguiente volvería a su casa y me acercaría a él. Lo haría.

Dicho y hecho. Al día siguiente lloviznaba. Me encaminé a la casa. Allí estaba el taburete, vacío, pegado a la fachada.

Llamé a la puerta y me abrió otro hombre; rondaría la cincuentena.

– ¿Qué desea? me preguntó serio.

– Busco al anciano que vive aquí, contesté.

– Mi padre murió ayer por la noche, respondió con ojos llorosos.

– ¡Murió! comenté apesadumbrado.

– ¿Quién es usted? me dijo el hijo.

– En realidad, nadie. Ayer pasé por aquí; su padre estaba sentado, fuera de la casa, junto al camino; me pareció que lloraba y, a pesar de que lo saludé, no me detuve a preguntarle qué le ocurría. Hoy volvía para hablar con él, pero veo que ya es demasiado tarde.

– No lo va a creer, pero usted es la persona de quien hablaba en su diario.

Extrañado por lo que me decía, le miré pidiéndole más explicación.

– Por favor, pase, me respondió.

Tras servirme en la cocina una taza de café, me llevó a otra habitación y me acercó el diario del abuelo. La ultima hoja rezaba: ‘Hoy me regalaron una sonrisa plena y un saludo amable… hoy es un día hermoso’.

Tuve que sentarme; me dolía el alma solo de pensar lo importante que hubiera sido para ese hombre que yo me hubiese acercado y detenido un momento.

Solo pude comentar: – Si ayer hubiera cruzado y hubiera conversado unos instantes con su padre…

El hombre me interrumpió y, con los ojos humedecidos, me confesó: – Mire, si yo hubiera venido a visitarlo al menos una vez este último año, quizás el saludo que usted le ofreció, y su sonrisa, no hubieran significado tanto”.

Vuelvo a donde empecé: ¿por qué nos cuesta tanto regalar afecto, sonrisas, unas pocas palabras, tiempo, algo de compañía?

¿Somos tan poco caritativos, estamos tan ciegos, que no vemos lo mucho que puede sufrir un niño aislado, al que se le hace el vacío, que no tiene amigos… o un anciano en soledad?

Tenemos que cambiar. No es tan difícil ir por la vida intentando hacer brillar los ojos de los demás. Te lo proponía en esta entrada del blog (enlace).

Este post es un grito de auxilio de ese niño, de esa persona anciana, que no pueden o no saben alzar más su voz, ahogados en la cárcel de su soledad.

Sé tú su eco. Grítalo ya. Y da una caricia, unas palabras, tu compañía… felicidad.

Si te ha gustado el post, difúndelo. Harás bien.

Hay muchas periferias, aquí. Aquí al lado.

 

 

Anuncios

14 comentarios en “Rompe su soledad

  1. Felicidades José. Hoy me he emocionado al leer el pos porque estoy muy preocupada con lo que vemos en los colegios. Cada vez más niños, que son un poco diferentes, son ignorados por los líderes y el grupo calla.
    Este tema es responsabilidad de todos. Qué poco cuesta una sonrisa, un saludo y una palabra amable!! Y olvidamos el bien que podemos hacer.
    Un abrazo.
    Lourdes

    Me gusta

    • Muchas gracias. También a mí este asunto me preocupa mucho. De hecho, aunque la historia es de un anciano he querido insistir en lo de los niños. Gracias por tu aportación. Disfruta del fin de semana! Un abrazo

      Me gusta

  2. ¡Cuánta razón, José!. Es un tema que sale a diario en el instituto y a los alumnos hay que explicarles continuamente que es responsabilidad del más fuerte, que es el que está bien el que tiene que dar un paso, acercarse y soltar una sonrisa. Siempre justifican (se lo debemos haber transmitido así) que el que está solo será por algo, algo habrá hecho.
    También es el joven el que ha de acercarse al anciano, a los asilos, a casa de los abuelos, al vecino.
    Es el que está acompañado el que debe dar un paso. Y para eso es necesario provocar la reflexión y educar un corazón generoso.
    Gracias José. Leeré este post a mis alumnos.
    Un saludo.

    Me gusta

      • Extraordinario y real como la vida misma, cuantas personas sufren de soledad? Muchas y pasamos por la vida queriendo arreglar lo que tenemos lejos y no lo cercano, espléndido José lribas, me ha gustado mucho, es una lección de vida. Gracias

        Me gusta

  3. Buenos días Jose, como siempre gracias por tu tiempo y tus reflexiones que nos hacen meditar y ser mas conscientes de todo. Respecto a tu post de hoy, asiento y discrepo. Es cierto que la crueldad humana, empezando desde niños es un hecho, marginamos y etiquetemos injustamente y creamos solitarios. La EMPATÍA escasea. Pero por otro lado, ” por la pena entra la peste”, siempre me he volcado en tender una mano a personas más retraídas, solitarias, y he salido escarmentada en muchos casos, descubriendo que muchas personas están solas porque son malas personas y la gente termina alejándose, es dificil diferenciar unos de otros, y por ello, en muchas ocasiones, ¡ay! qué cara me salió la empatía.

    Me gusta

    • Buenos días, Loli. Muchas gracias por tus palabras y por tu sinceridad.
      Soy consciente de que en ocasiones nos podemos encontrar con personas que, por decirlo de algún modo, mantienen actitudes “tóxicas”.
      Hay casos que requieren un trato especializado y -a veces- incluso profesional. Y supuestos en que quien se da corre un cierto riesgo de desgaste o incluso de “quemarse”, valga la expresión.
      De cualquier modo, creo que no son -ni con mucho- la mayoría y que algunas incluso son víctimas de sí mismas.
      No siempre todos somos capaces de ayudar a todos. Pero sí siempre a algunos. Aquel que no aguante ver sangre, lo tendrá difícil para hacer determinada actividad de voluntariado. Algunos prefieren (o son más aptos) volcarse con ancianos que con niños (o viceversa). Y hay momentos y personas que, en determinadas ocasiones o circunstancias no podemos dar más de nosotros mismos.
      De cualquier modo, mi opinión es que hay más personas débiles, necesitadas o enfermas que malas.
      Y que hay que intentar ayudar EN LO POSIBLE (las circunstancias de cada uno sólo cada uno las conoce), incluso con riesgo, a veces, de contagio (que obviamente ha de intentar evitarse).
      Mi madre lo habría solucionado antes. Su frase hubiera sido: “Hijo, tú lo que hagas, hazlo solo por Dios. Así tendrás un pago asegurado y no te preocupará si se da o no gratitud de tejas abajo”.
      Larga explicación, desde el IPhone. Espero haberme explicado. Mi apuesta es por la empatía al máximo de las posibilidades de cada cual y de acuerdo a las circunstancias de cada cual (“voluntario” y “beneficiario”… no me gusta este término. Cuando servimos a otra persona ganamos los dos).
      Un abrazo y feliz semana!

      Me gusta

  4. Demasiados niños solos , unos rodeados de todo lo material, otros en la miseria más absoluta, dos situaciones extremas con un nexo común: la soledad.En algo nos estamos equivocando.
    ¿Ancianos?Tenemos una sociedad que entiende la vejez como una enfermedad.
    Sinceramente cada día agradezco más la educación recibida en mi familia,mis abuelos, los cuatro, han vivido hasta el último día de sus vidas rodeados de la
    hijos, nietos…
    Durante la semana, por la tarde, voy a “jugar” con ” mis chicos”,86 y 85 años, es un voluntariado que me aporta más de lo que yo haga.Lo recomiendo.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu aportación, Maje. Y por tu ejemplo. Sí, la soledad de los niños no se suple bien por rodearlos de regalos materiales. En el voluntariado, quien lo ejerce recibe bastante más de lo que da.
      Feliz domingo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s