Haciendo familia, por Jesús Portilla

Haciendo familia

 

Hoy vuelve a visitar Dame tres minutos un amigo del blog: Jesús PortillaJesús ya nos obsequió con otros posts, como ‘¡Papá, cuánto duele crecer!’ (enlace) o ‘El ciego que me enseñó a ver’ (aquí puedes leerlo).

Es un placer recibir, en esta ocasión, a Jesús… y a su familia. Le damos las gracias por su entrada… y por su ejemplo. Seguro que también él sabe mucho de amor de padre O de que madre no hay más que unaLo vas a constatar.

Tuya es la palabra, amigo Jesús. Y gracias, de corazón.

Haciendo familia

El otro día, en una de las muchas reuniones familiares, me detuve un momento en el recuerdo observando a cada uno de los que allí estábamos y las diferentes conversaciones, la confianza, las risas —en definitiva—, la felicidad que reinaba; y me di cuenta de que mi fantástica mujer y yo, llevábamos muchos años compartiendo mil y una experiencias,  muchos años haciendo familia, sintiéndonos felices y orgullosos, a pesar de los muchos errores y tropiezos que nos hemos encontrado en el camino.

Recuerdo que todo empezó con mis padres, que siempre procuraron juntarnos a todos los hermanos y a nuestras respectivas parejas —en todas las ocasiones posibles—, dejándonos el fantástico recuerdo de las Navidades y del día de Reyes, donde todos disfrutábamos como niños.

Esta misma tradición se mantiene en nuestra casa y en las Navidades, organizamos divertidas representaciones de musicales, participando todos y cada uno (padres, hijos, novios, maridos, esposas, nietos…), esperando con ilusión el día de Reyes para repartirnos regalos según la carta que cada uno ha escrito con anterioridad. No os imagináis cómo disfrutamos de la alegría y la felicidad de cada uno, sea grande o pequeño, viendo las sorpresas que esconden los paquetes.

Recuerdo cuando en su momento podíamos juntarnos para ir todos o casi todos a la playa. La colchoneta siempre resultaba pequeña para que todos permaneciésemos encima. Más de uno caía, tragaba agua y era pisoteado por los demás. Casi ahogamos un día a nuestra nuera. Pobrecilla, siempre nos lo recuerda, despertando las risas de los presentes.

En las comidas y en las cenas nunca ha estado encendida la televisión. No, no era un castigo. Ha sido y sigue siendo la mejor forma de hablar, de escuchar, de saber, de conocernos, de orientar, de aprender, de recordar, de transmitirnos sentimientos.

Recuerdo la cantidad de conversaciones que hemos mantenido —unas más dulces que otras-que transmitían mensajes de amor, de crecimiento, lecciones de la experiencia, consejos llenos de sabiduría, principios para una educación sana.

Ahora, nuestros hijos, también hacen familia en la distancia de sus propios hogares, no olvidándose del amor a sus hermanos, de sus cuñados, de sus sobrinos, de nosotros como padres, manteniendo un nivel de comunicación, que demuestra el cariño, la preocupación y el ánimo y la fuerza que transmite el compartir alegrías y tristezas. Es tan fantástico, que uno se enorgullece de verles haciendo familia y sintiendo de cerca a cada uno con el corazón.

Cuando alguno se entera de algún problema de uno de sus hermanos, no dudan en juntarse, hablar, estudiar la mejor manera para darle ánimo, envían notas, sorprenden, tienen detalles de consuelo, fuerza, confianza; enviándose incluso «píldoras de felicidad» o —llegado el caso—, buscando trabajo unos a otros, dándose consejos laborales, consejos en la educación de los hijos e intentando ayudarse en el camino hacia sus sueños.

¡Qué importante es hacer familia! ¡Qué importante es el amor entre hermanos! ¡Qué importante es entregar amor y recibir amor!

Al podio de los triunfadores también se llega haciendo familia, creciendo en la entrega y en la generosidad, participando en las alegrías y las tristezas, caminando juntos, aunque cada uno lleve su propia mochila de obstáculos, problemas o retos personales.

Como ya sabes, es importante dejar huella allá por donde pasamos, por eso es importante dejar huella como padre, como hijo, como hermano, viendo que el paso por tu vida tiene un verdadero sentido para lograr la felicidad de las personas haciendo familia, aunque ese con el que te cruces no tenga contigo un lazo de sangre.

Como decía en una conferencia Mario Alonso PuigConviértete en un sembrador de alegría, de ilusión y esperanza, que alguien recogerá la gran cosecha.

¿Y qué mejor sembrador puedes ser sino haciendo familia?

Esto es dejar huella, esto es llegar al podio de los triunfadores, haciendo familia.

Sí, estoy orgulloso y muy enamorado de la mujer que me ha acompaña desde hace 36 años. Sí, estoy orgulloso de mis hijos, de su esfuerzo, de su valentía, de su caminar construyendo su futuro y haciendo familia, pero sobre todo, estoy orgulloso por el amor que reina entre hermanos y que nos llena de satisfacción cuando se entregan para reilusionar a aquel que lo necesita.

No te olvides de dejar huella haciendo familia, día tras día, porque eso siempre será lo que dé sentido a tu vida.

Por favor, no dudes en compartirlo. Un alto porcentaje de lectores como tú así lo hace y ayuda a otras personas. Muchas gracias.

9 comentarios en “Haciendo familia, por Jesús Portilla

  1. ¡Cuánta razón tiene! Quienes hemos tenido una familia prácticamente inexistente hemos hecho eso mismo con los amigos… ¡y funciona! Siempre hay maneras de dar y de recibir si se quiere hacerlo.

    Me gusta

  2. Es un precioso y emotivo artículo con el que me siento totalmente identificada.

    La familia es tan importante que yo intento hacer familia, no sólo con la de sangre, sino con los amigos, con los compañeros de trabajo, con los empleados…. Todos podemos hacer familia.

    Me gusta

  3. Cien por cien de acuerdo!! Yo no seria lo que soy sin mi familia, mis padres, mis hermanos, mi marido, hijos, etc. Tengo una gran familia en la que apoyarme y que me hace sentir siempre que no estoy sola.

    Me gusta

  4. ¡¡Gracias Jose y Jesús !!
    Todos hacemos familia, unos peor que otros… pero si se pone un poco más de cariño e ilusión seguro que mejoranos y logramos sinergia, sembrando alegría por donde pasemos, dejando una bonita huella…😉👍🏾😃
    Da gusto leer post tan animantes…
    Saludos,
    Mjose Calvo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .