El más rico del cementerio

tim-evans-88330 by Unsplash

Hace algún tiempo leí que las familias españolas acumulan más de 4.000 euros en cosas que no usan. Acumulamos. Y esa es la versión light. Porque hay quienes elevan la cantidad hasta los 7.000 del ala. ¡Hala! Lo que oyes. O, mejor dicho, lo que lees.

Es triste, si pensamos en cuánta gente las podría necesitar; y en que para nosotros son, en el mejor de los casos, bienes (?) inútiles.

Dame tres minutos trae hoy a escena a dos personajes del séptimo arte que seguro conoces: Denzel Washington y Nicole Kidman.

Y lo que te voy a contar no es ninguna película.

Pretendo que, entre el actor estadounidense y la actriz australiana, con palabras o con hechos, nos lleven a esta triple reflexión:

  1. Hemos de emplear bien los bienes materiales que tenemos.
  2. Con frecuencia, en este ‘primer mundo’ algunos poseemos bastante más de lo que precisamos. Lo que, por cierto, no conduce a la felicidad. Aunque a veces parezcamos entender otra cosa.
  3. Y, con respecto a los bienes que ambicionamos, debemos ser conscientes de que, en ocasiones, no solo pueden resultar inútiles sino hasta contraproducentes: si nos dificultan o impiden alcanzar algo de mucho mayor valor.

¡Luces, cámara, acción!

Comencemos por poner el foco en el famoso actor y director Denzel Washington. Este se dirige, allá por 2014 y a punto de cumplir sesenta años, a un grupo de jóvenes actores, a quienes les advierte: Nunca veréis un camión de mudanzas detrás de un coche fúnebre Lo repite: ¡Nunca veréis un camión de mudanzas detrás de un coche fúnebre! (Por cierto, algo muy similar afirmó un año antes el papa Francisco. Sin copyright).

Y Denzel continúa (esto jamás lo hubiera podido afirmar el pontífice): He tenido la suerte de ganar cientos de millones de dólares en mi vida. No me los puedo llevar conmigo. Ni tampoco vosotros. Así que no se trata de cuánto tienes, sino de qué haces con lo que tienes.

Y concluye: Todos tenemos diferentes dones. Unos tienen dinero, otros tienen amor, otros paciencia, otros la habilidad de tocar a la gente. Pero todos tenemos algo. Úsalo. Compártelo. Eso es lo que cuenta. No qué coche conduces… No en qué avión vuelas… No qué tipo de casa le compraste a tu madre… ¡Pero cómprale una casa a tu madre!, concluye.

Espero que esto último (lo de comprarle una casa) no se lo tome mi progenitora al pie de la letra, añado yo. Que no está el horno para bollos…

Te hablo de mi madre y me acuerdo de mi hija. ¡Todo queda en… casa! Y menciono a mi hija y me acuerdo de Nicole.

Reconozco que tengo una especial debilidad por la actriz. Pronto lo entenderás.

Me contaba mi primogénita que, hace escasos meses, la australiana estaba rodando una película en Londres. Y que solía coincidir con ella en misa los domingos y fiestas de guardar. Creo que la actriz iba con sus peques (y algún discreto guardaespaldas). Y mi hija con su marido.

Al grano, que no quiero que perdamos el oremus.

Los aplausos de Nicole Kidman

Pongamos ahora el foco sobre Nicole.

Lo que quería contarte (quizás lo recuerdes) es que, con ocasión de la ceremonia de entrega de los Oscars, las redes sociales tuvieron como “trending topic” los extraños aplausos de la actriz. Que eran una cosa “mu” rara. Una especie de “quiero y no puedo”. Y no; ella no podía.

Aquí te dejo el vídeo que me hizo pensar

 

¿Y por qué no podía aplaudir con espontaneidad la Kidman?

Ella misma lo explicó con claridadNo quería dañar el anillo de diamantes que llevaba en su mano.

“Fue muy incómodo”, confesó a quien la entrevistaba la actriz (y candidata a un galardón). “Yo pensaba ‘Dios mío, quiero aplaudir, no quiero aparecer sin estar aplaudiendo’. ¿Qué era peor? No quería que la gente dijera ‘¿Por qué Nicole no está aplaudiendo?”, añadió.

Así que, “me puse a aplaudir, pero fue muy difícil porque estaba usando un anillo gigante que no era mío. Era precioso y me aterraba dañarlo”, admitió.

La idea me vino rápidamente a la cabeza. Aquí hay material para un post: Ella es tan “rica” que una joya, una piedra que ni siquiera es suya, que le han prestado… le impide aplaudir con ganas, con naturalidad, con soltura…

Lo que te decía: a veces nos llenamos de bienes. De mucha cosa superflua. Que no nos deja vivir en plenitud… Parece como si quisiéramos ser los más ricos del cementerio… Cuántas veces unos presuntos bienes nos impiden disfrutar de otros mayores…

Antes te mencionaba al austero papa Francisco que, allá por el año 2013, nos subrayaba como hay “tesoros riesgosos” que seducen “pero que debemos abandonar”. Son aquellos acumulados durante la vida y que la muerte destruye. Y añadía el santo padre (antes de que lo dijera Denzel): “Nunca he visto un camión de mudanza detrás de un cortejo fúnebre, nunca”. Pero sí hay un tesoro que “podemos llevar con nosotros”, un tesoro que nadie nos puede robar. No es, señalaba, “lo que has estado guardando para ti”, sino “lo que has dado a los demás”.

Para que no acabemos muy trascendentes te regalo este breve vídeo. Todos podemos aprender de él. Por puro pragmatismo.

 

Una vez más queda claro que es bueno conciliar corazón y cabeza.

Concluyo. Lo hago con el intento de regalarte una sonrisa final. ¡No todo va a ser pensar! Lo habrás visto en las redes. Y no se pone en boca, precisamente, de ningún rico. Dice un tipo: ‘Anoche entró un ladrón en casa; buscaba dinero; me levanté de la cama y nos pusimos a buscar los dos’.

Busca lo que te sobra. Y, si no te importa, comparte. También el post. Harás bien.

Anuncios

12 comentarios en “El más rico del cementerio

  1. ¡GENIAL COMO SIEMPRE! Creo que estoy siendo “Dametresminutosadicto” y además no quiero “curarme”.
    Somo muy miopes, nos pasamos la vida buscando “tesoros” sin saber que… ¡ya los tenemos!
    Me he permitido invitar a participar en el comentario a Santa Teresa de Jesús:
    Nada te turbe,
    Nada te espante,
    Todo se pasa,
    Dios no se muda.
    La paciencia
    Todo lo alcanza;
    Quien a Dios tiene
    Nada le falta:
    Sólo Dios basta.
    ABRAZO Y GRACIASSS.
    @JFCalderero

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tus palabras. Ya sabes cuánto aportas al blog vía comentarios! Dame tres minutos sería mucho menos sin los lectores que añaden su visión. Y si, además, nos traen a la Santa de Ávila… ya es el no va más. Nos vemos esta semana. Un abrazo muy fuerte

      Me gusta

  2. La lectura de tu escrito me ha recordado a una de esas historias atribuida a Sócrates aunque otros se la adjudican a Diógenes, el Cínico.
    Cuenta que paseaba cierto día el filósofo junto a uno de sus discípulos por el mercado de Atenas contemplando el gran despliegue de joyas, telas, perfumes, cerámicas y otros muchos cachivaches que allí se vendían. En un momento de su deambular, se detuvo y comentó al discípulo: ”Ciertamente no sabía que existieran tantas cosas que no necesito para nada”.

    Pero sin ir al mercado, tan solo mirando a nuestro alrededor, cuantas cosas hay que no necesitamos para nada…,y recordando a “El Principito”:Lo esencial es invisible a los ojos.
    Gracias José, un placer leerte siempre.

    Me gusta

  3. Hola José, tengo el mismo síndrome que José Fernando puesto que padezco síntomas similares… Tras largas semanas de ausencia virtual, al regresar siento la necesidad de visitar dametresminutos y pasar un buen rato.

    Qué verdad tan grande… Hay veces que perdemos la perspectiva, enfocamos mal y nos deslumbramos con un “anillo” como el de Nicole, que además, nos impide disfrutar con naturalidad. Y efectivamente unos presuntos bienes nos impiden disfrutar de otros mayores.

    A veces desenfocamos el objetivo y nos pasamos la vida luchando por cosas que pensamos son maravillosas y van a cambiar mi presente imperfecto. Realmente no van a incrementar un ápice nuestra felicidad y además no nos dejan apreciar momentos irrepetibles que se nos ofrecen cada día. La felicidad, como bien dice el Papa Francisco, se basa en algo mucho más sencillo, dar y hacer felices a los demás. Que no nos deslumbre el anillo, ni nos permita aplaudir con alegría.

    Muchas gracias José por tanto!
    Un abrazo

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tus generosas y amables palabras, por tu comentario, Natalia.
      En Dame tres minutos nos alegramos mucho, mucho, de tu regreso.
      ¡No sabes cuánto bueno aportas! ¡Pero nosotros, quienes te leemos, sí!
      ¡Feliz tarde de domingo y un abrazo fuerte para ti y todos los tuyos!

      Me gusta

  4. Excelente reflexión, José.

    Sin duda, me quedo con la frase: “Nunca veréis un camión de mudanzas detrás de un coche fúnebre”. ¡Y es verdad!

    Somos esclavos del “lo guardo por si acaso” y a veces no nos damos cuenta de que, en realidad, no necesitamos ni la mitad de las cosas que tenemos.

    Enhorabuena por tu artículo 😉

    Me gusta

    • Muchas gracias por tus palabras, Paula!
      A veces nos cargamos de “bienes” que acaban siendo… “males”, pues nos suponen un lastre evitable para vivir más plena y humanamente.
      Necesitamos la alegría de saber hacer de las cosas materiales medios y no fines… De vivir sin esclavitudes.
      Disfruta del fin de semana con todos los tuyos! Es gratis y vale mucho!
      Un saludo cordial

      Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias, Claudia!
      Me encantan las buenas sorpresas y tu comentario también es una de ellas. Espero que disfrutes del blog. Y muchas gracias por tus palabras. Un saludo grande también para ti,
      José

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s