Tú sigues siendo Superman

De pequeños, queríamos ser Superman. Y salvar al mundo del acecho de los malvados. ¡Qué bien sonaba aquello de jugarnos la vida por un ideal! Crecimos. Se nos cayó la capa roja, se soltó del traje azul; y hasta el emblema amarillo, estilizado, con su gran “S”… Hoy, aquellos sueños nos producen cierta nostalgia. Sabemos que ni fuimos, ni somos, ni seremos…

Un amor envidiable: de macarrones con chorizo

Me encanta la belleza de lo sencillo. No puedo decir en este caso de lo ordinario, de lo normal, de lo cotidiano, porque ser el matrimonio más longevo de España no les pasa más que a dos de entre los millones de personas que estamos casadas. Iba a decir en broma que al menos mientras no…