Tirar por la ventana la bolsa de oro

Tirar por la ventana la bolsa de oro -pensaba Francisco- es cosa fácil. Recibir sin pestañear treinta y nueve azotes es bastante fácil. Caminar hasta la otra parte del mundo a pie y descalzo, azotado por los vientos y pisando la nieve, es cosa relativamente sencilla. Y con la ayuda del Señor, hasta es factible…

7 tips para valorar tu tiempo

Con ocasión de la boda de una de mis hijas, me escribía unas letras (¡a mano, qué gozada!) una tía mía nacida en la antigua Yugoslavia. Es una tía a la que quiero mucho. Como mi tío materno, su marido, con quien vive en Estados Unidos, no podía acompañarnos en tan importante celebración. Reconozco que la…