¿Puede salirte que ni bordado?

Te contaba en mi anterior post de Dame tres minutos que a veces no entendemos bien los mandatos, las indicaciones, las sugerencias que nos hace nuestro Padre (si quieres, ponle minúscula, porque también ocurre “de tejas abajo”). Creemos que es algo que pide para sí (cuando en realidad lo hace pensando en nuestro bien), o no le…

Cuando dos más dos son dos

Tengo muchas ganas de escribirte… y poco tiempo. Como (casi) siempre… Uno piensa quién le llevará –en esta tesitura- en volandas. Ya he recurrido a amigos, conocidos y demás parientes e interesados para que me hagan un post… Y mira por dónde, va y esta vez se me cruza mi suegra. No me lo entiendas…