‘Palabra de genetista’, por Pedro Paricio

Como las cerezas se enlazan entre sí, la noticia de la incorporación de mi amigo José Iribas a la Fundación Lejeune engarzó inmediatamente a mi memoria la evocación del momento en que conocí al célebre genetista francés. Sucedió hace tres décadas, con ocasión de un evento multitudinario celebrado en Valencia. Allí, perdido entre los cientos…