El té

Creo que era en mi columna de la revista Mundo Cristiano del pasado mes de noviembre de 2019 cuando publicaba esto. Lo redacté en octubre. Pero podía haberlo escrito hoy.

Vamos allá.

EL TÉ

Escuchaba un chiste en el que una mujer pregunta a su marido, mientras él, sentado, lee las páginas de sucesos:

-Manolo, ¿qué es peor, la ignorancia o la indiferencia?

A lo que este responde:

-Ni sé, ni me importa.

Quizás sonrías; pero no es broma. Está pasando. Vivimos en un mundo con más Manolos de los debidos. Ya me entiendes.

Por ignorancia -culpable- o indiferencia -ni te cuento-, mientras se tambalean los pilares de nuestra civilización, algunos seguimos tomando el té. Perdona esa primera persona del plural: sé que tú no; y yo también intento que tampoco.

Pero hay demasiadas personas o demasiados momentos con indiferencia; con desidia; con pudor; los hay con miedo… Los hay. Demasiados.

¿Y qué voy a hacer yo?, se preguntará más de uno.

La respuesta: ¡Algo! Allá donde puedas; allá donde estés. Como una vez te apuntaba: en tu metro cuadrado; en tu entorno más prójimo.

Todos no servimos para lo mismo; pero todos servimos para algo. ¡Aprovechémoslo! Contemos y hasta cantemos -contagiemos- lo bueno: que es mucho.

Y reaccionemos (o mejor, prevengamos y prevengámonos) ante lo malo.

Nunca me cansaré de reiterar la importancia de tu compromiso.

Puedes empezar por lo más querido: tu mujer, tu marido…

Tus hijos… ¡No abdiques de tus responsabilidades! No consientas que te las sustraigan. Tus hijos son tuyos. ¡No del estado! Ni del dirigente de turno.

Los políticos deben ser servidores públicos; mandatarios (y no mandantes o mandones); representantes y no suplantadores.

Algunos de ellos parecen no haberse enterado: están empeñados en escogernos el cole; en “educar” a nuestros hijos como si fueran suyos…

De lo poco que nos dejan protagonizar, lo del IRPF. Ahí, sí. Eso, personal e intransferible.

Y ya está bien. O sea, mal.

Ni ignorancia, pues, ni indiferencia. Deja el té y muévete. O tendrás que coger la tila.

Y tú, ¿cómo lo ves?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .