“Talento o desempleo”, por José Javier García

Hoy Dame tres minutos cuenta con la generosa aportación de José Javier García.

José Javier -que sigue y difunde nuestros posts desde su cuenta de Twitter- es un buen amigo al que hace tiempo conocí, del que me consta su interés por la Cuarta Revolución Industrial; por la robótica; por las STEM; por las altas capacidades; por el talento… por la sociedad y… por cada persona que se cruza en su camino.

Nos trae una reflexión sobre aquello que le preocupa y que le ocupa. Y yo le doy, con todo el afecto, mi agradecimiento y la palabra.

Aquí tenéis su post:

“Talento o desempleo”, por José Javier García

Cualquiera que lea prensa, se pasee por los debates radiofónicos, asista a conferencias sobre el futuro del empleo o se deje llevar por los comentarios en redes sociales, se preguntará qué se entiende por talento y cuál va a ser su trabajo en el futuro.

Es difícil huir de este concepto de moda. Antaño, talento era un término sólo en uso para las artes. Lo cual era bastante adecuado psicológicamente. Si no eras pintor, escultor, músico, actor, incluso arquitecto, la prueba de talento te la podías saltar.

Hoy el cuento ha cambiado. No hay oficio, puesto de trabajo, ni formación universitaria que no trate de evaluar el talento de cada uno de sus miembros.

Hasta la fecha hemos sido un país con una fuerza productiva poco especializada. La separación entre los estudios eminentemente prácticos (oficios-FP) y los teóricos (formación universitaria) supone un peso muerto para el subconsciente colectivo.  Un peso que nos ata a todos y nos lleva a demonizar la FP como el lugar donde van a parar los estudiantes que parecen no servir para la formación teórica y formal (sin entrar en ningún momento en si el problema es del individuo o del sistema).

Hoy en día, esta pesada losa colectiva sigue haciendo que al hablar de talento separemos estos dos aspectos de la realidad. Seguimos pensando que un técnico es habilidoso y que un licenciado es talentoso.

En nuestras demandas colectivas de necesidad de talento (desde la educación a la industria) no somos muchas veces conscientes de que lo único necesario es mano de obra cualificada y que la cualificación no necesariamente ha de ser talentosa para ser eficaz.

Para curar una pequeña herida nos sirve de igual manera un enfermer@ que una cirujan@ y el nivel de frustración del primero tras curar mil heridas no va a ser ni remotamente el mismo que el del segundo.

¿Qué necesitamos verdaderamente?

Es muy probable que en un futuro cercano necesitemos mano de obra cualificada y a medio plazo desarrollar una línea de talento que tenga en cuenta a todos los miembros de nuestra sociedad.

Distribución geográfica del talento

Podemos dar como cierta una premisa de partida, aún no siendo del todo constatable: “a mayor competencia mayores avances dentro de un mercado”.

Partiendo de esta premisa podemos deducir que para las personas con talento es más favorable, por interés y desarrollo personal, una gran ciudad que una pequeña. De la misma forma, y por estadística poblacional, podemos también deducir que hay un mayor número de personas con talento en una ciudad grande que en una pequeña.

Pero estas premisas clásicas hace tiempo que son cuando menos inciertas. La competencia de cualquier mercado es global y las economías y sus empresas ya no viven en mercados locales, sino en mercados nacionales y supranacionales. En este mercado actual la competencia es internacional y podríamos decir que también transversal (las utilidades de los productos se solapan tanto en el mercado de gran consumo como en el industrial).

Los mayores avances en todos los terrenos hasta ahora parecen haberse producido en lugares donde la competencia (sin restar importancia a la colaboración) ha sido la norma. En lugares donde el talento se ha llevado a una masa crítica que parece resultar necesaria.

Parece obviarse en todos los informes que se pueden leer que esa masa crítica, además del número, se encontraba en unas condiciones de trabajo muy específicas. Entornos de libertad y colaboración extrema que creo más importantes que el simple número. Son esas condiciones específicas las que han llevado a conseguir esa masa crítica y sus resultados.

Debemos considerar al talento no como un ente, ya que de momento no se conocen entidades talentosas que no estén compuestas por individuos talentosos. Tal vez, el estudio más importante a realizar para el desarrollo del talento sea éste: conocer qué define a los individuos con talento. Tal vez así podamos desmitificar la distribución geográfica y la necesidad de acumular masa crítica.

¿Dónde buscar talento?

Particularmente éste me parece el más oscuro de los cometidos a los que se enfrenta cualquier persona que se encuentre con la necesidad de crear una estrategia para la búsqueda de talento (a partir de ahora situaré delante del término talento la palabra persona).

Llevamos décadas sustentando la idea de que el sistema educativo no se adecúa a las nuevas necesidades del mercado laboral. Existe cierta verdad y desconocimiento en esta afirmación.

El sistema educativo es una fuerza autónoma regida por sus normas y por las personas que las secundan y conviven dentro de su mundo. Pero esto no es extraordinario, cualquier sistema social (administración pública, entidad sin ánimo de lucro, empresa, etc.) mantiene esta situación en su sociedad. De las necesidades externas de cada uno de estos ámbitos nace la colaboración, el conflicto y la evolución de las sociedades.

Las empresas necesitan mano de obra adecuada y el sistema educativo financiación y convencer a sus usuarios de que se les prepara para un futuro exitoso.

Debemos partir de la premisa de que todos los actores son necesarios para resolver esta ecuación y que cada uno tiene un papel que jugar y éste no necesariamente ha de ser siempre el mismo.

Las universidades están en proceso de cambio, acercándose de manera inexorable a lo que las empresas, las sociedades y algunos de sus miembros demandan.

Como empresa, la premura del mercado nos asola y las soluciones a este problema son “para ayer”. Se han ido articulando desde diferentes empresas, y dependiendo de su poder económico, soluciones a corto plazo (Fundaciones, FP Dual, Academias dentro de empresas, etc). Todas estas soluciones suponen un sobreesfuerzo para la empresa, a tener en cuenta antes de llevarlas a cabo. Y siempre debemos pensar que estas soluciones a corto plazo tienen más que ver con la mano de obra cualificada que con la obtención de personas talentosas.

Los acuerdos con universidades y centros de FP, ya sean estos públicos o privados, con empresas han de realizarse teniendo en cuenta las necesidades de la empresa, de los centros educativos y de sus usuarios. Y nunca olvidarnos del carácter y diferencia de tiempos de estos actores.

Talento interno y externo – Edad

En cualquier sociedad, pasada o presente, el futuro es la utopía por realizar; y como tal utopía se nos olvida que su brillo no es más que una esperanza necesaria para subsistir como especie.

Pero, aún siendo necesaria la esperanza, no debemos caer en la trampa de mirar sólo hacia adelante. Si no nos paramos a reconocernos y ver en qué hemos podido fallar o qué hemos hecho bien y qué podríamos hacer mejor, estamos cimentando el futuro sin ninguna base que nos asegure que ese futuro soñado es aquél hacia el que vamos.

Con la juventud, ahora más que nunca, estamos jugando a este juego. Les situamos por delante de cualquier premisa lógica, lo que nos llevará, como en el pasado, a que repitan los mismos errores que nosotros ya hemos cometido.

Desdeñar el talento interno de nuestras empresas y sociedades, apartar el talento senior de las decisiones importantes para nuestro futuro, a pesar de que no vayan a participar de este futuro, es un error común que estamos cometiendo todos y que ahonda en el problema de la transmisión de conocimientos y experiencias.

No solo debemos considerar al talento por llegar, este error conduce inexorablemente a preparar a nuestro talento presente y futuro a preparar sus maletas y seguir un viaje sin nosotros.

No nos lo podemos permitir.

Anuncios

7 comentarios en ““Talento o desempleo”, por José Javier García

  1. Buenas tardes José,

    Post muy interesante y con el que estoy totalmente de acuerdo. Hoy día seguimos a la búsqueda de lo que podríamos definir el talento. El sistema educativo tiene un papel muy importante en lo que concierne este tema. Solamente quería compartir contigo un video maravilloso que podría completar tu post. Estoy segura de que te gustará.


    Un saludo,

    Norma : )

    Me gusta

    • Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.
      Muy buen artículo! Conocí hace tiempo a Javier en Twitter, y me encanta su filosofía, que tiene de hecho, en su perfil: Pensar, pensar y pensar. ¡Qué bueno!
      Y, por cierto, enorme el video que se adjunta en el comentario de Norma.
      Efectivamente, cualquier padre sabe que cada niño es distinto. Ahora se lleva mucho eso de gestión del talento. Ya hay bastantes empresas que tienen a alguien con ese cargo. Pero, ¿cómo se puede encontrar, desarrollar y potenciar el talento si nos lo intentan robar desde la infancia?
      Respeto profundamente a muchos maestros, no a todos, pues creo que más de uno hemos conocido a algún profesor que iba a dar clases sin ningún interés, ni en sus alumnos, ni en su propia persona, si voy más lejos. Lo triste es que ahora veo la historia (igual debería decir histeria) repetida en las carnes de mis hijas.
      Una teoria que me encanta, y que no es tan difícil de aplicar en las metodologías actuales de enseñanza es la de las inteligencias múltiples (https://efectivida.es/blog/la-teoria-de-las-9-inteligencias/). En algún curso de idiomas que he tenido la oportunidad de impartir, he utilizado técnicas basadas en neurociencia y en inteligencias múltiples, y funcionan.
      Creo que Javier, precisamente, sabe del bastante del tema.
      Bueno… lo dicho! Excelente artículo, y video muy recomendable.
      Saludos desde Canarias!

      Me gusta

      • Buenas tardes Jair,

        Me alegro mucho que te haya gustado el video. El enlace sobre las nueve inteligencias lo conocía ya que este año tuve una formación en una escuela en la que trabajo focalizada en este tema. Muy interesante.

        Quiero compartir otro vídeo sobre la enseñanza que seguro te gustará. Bueno…..eso espero.

        Un saludo,

        Norma 🌞

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.