Los Reyes son los…

tres reyes magos

pixabay

Los Reyes son los padres. Y punto.

Esto no es algo que solo puedan decir la princesa Leonor y su hermana.

Se trata, por el contrario, de una realidad que debemos interiorizar muy claramente tú y yo.

Te lo digo porque estos días, y en esta materia, algunos hemos asistido entre incrédulos y atónitos a una nueva y necia imposición de alguna Administración municipal. De esas que se inmiscuyen en todo, que en todo quieren imponer y sobre todo pretenden decidir.

Me refiero a un asunto -el de las Cabalgatas– en el que había un satisfactorio consenso social: no levantar el “velo” de la ilusión y dejar ese momento al criterio de los padres de las criaturas.

Esta Navidad ha habido quienes han decidido transmutar a tres Reyes Magos con sus capas, vestimentas, joyas, ropajes y coronas y convertirlos en tres pésimos modelos que portaban extravagantes camisones de un quieroynopuedo estilo Ruizdelaprada. Disculpa, Ágatha. Para sí lo quisieran.

Se trataba de lo que en mi pueblo llamarían jorobar la manta. De robar ilusiones. De despertar inocencias. De castigar a padres con una patada en el culo de sus hijos de tierna edad. De decidir por nosotros el cuándo y el cómo.

Y hasta ahí podíamos llegar.

Tres presuntos hipsters (con perdón de los hipsters) o tres payasos (con perdón de semejantes profesionales) o tres brujas (también con perdón), comandados por alcaldías, se nos quieren meter en la casa y hasta en la cama -por la ventana, por la chimenea o por donde puedan- para decidir por nosotros cuestiones que solo a nosotros nos competen.

Porque han olvidado una cosa elemental: los reyes no son ellos. Los reyes son -somos- los padres.

Así que, por favor, dejen en paz (y en libertad) las ilusiones de nuestros hijos pequeños y, si quieren hacer magia, desaparezcan.

El pueblo soberano sabrá llevar conforme a una tradición pacífica e indiscutida y a nuestras raíces, una cabalgata en la que no se atropelle, con premeditación y alevosía, la ilusión y la inocencia de nuestros pequeños.

Es verdad que es mejor sufrir una injusticia -la que han perpetrado ellos- que cometerla. Recuérdenlo. Y es también mejor ser inocente (como nuestros pequeños) que culpable (como algunos desgarramantas), pero… intentemos no crear conflicto donde no lo había. Porque se trata de solucionar problemas, no de montarlos.

Repito y no lo olviden: los reyes somos los padres. Y por cierto, no sólo el 5 o el 6 de enero. Que también.

Disfruten del carbón, que seguro les ha sobrado pues los niños se han portado genial. Imagino que, además, hace mucho frío por la calle en camisón…

No sé si alguna madre finalmente les perdonará eso que es bastante peor que una broma de muy mal gusto. Creo que sí. Pero sepan que el Niño de Belén (Ese que no fueron a adorar) está totalmente dispuesto a perdonarles. Lo recordaba recientemente en un tuit el papa Francisco: la misericordia de Dios siempre será más grande que cualquier tropelía humana.

Así que no jueguen a hacerse los malotes. Ya no son niños. Y, además, hasta en eso tienen todas las de perder. A ustedes, como a nosotros, como a mí, nos tapan el mal con abundancia de bien.

Por eso en las noches oscuras… siguen brillando las estrellas. Las del amor con el que tantos padres y madres hacen de Magos. Y, cómo no, la de Belén.

Anuncios

25 comentarios en “Los Reyes son los…

  1. Estupenda reflexión. Desde Venezuela, donde los Reyes nunca han dejado regalos – los deja el Niño o su ayudante San Nicolás – he podido ver con preocupación más que desconcierto los intentos estupidísimos de hacer laicas unas celebraciones sustancialmente religiosas. Si no creen, con eso basta. Son libres de no creer, pero ¿por qué empeñarse en hacer semejante ridículo con las magas, los trajecitos etc etc ? Si hacen parodia de eso, ofenden y se siguen acumulando molestias y rabias. Con ignorar las cabalgatas – como han debido haber hecho toda su vida, hasta de niños- bastaba. Y sin molestar ni incitar acciones posteriores en contrario. Que vendrán, porque somos humanos todos. Aunque a algunos el calificativo los desborda.

    Me gusta

    • Estoy convencido de que el sentido común y la sensatez de los ofendidos hará que no se pague con la misma moneda a los ofensores. En el fondo tienen una buena carga: robar ilusiones, odiar, debe de ser terrible. Feliz noche desde España!

      Me gusta

    • De vez en cuando hay que poner los puntos sobre las íes, sí. Sería mejor no tener que hacerlo. Muchas gracias por tu comentario, José Manuel. Buen fin de semana!

      Me gusta

    • Solo por el hecho de comentar, ya estáis haciendo algo frente a la actitud de algunos pretendidos “servidores públicos”.
      Hay que expresarse con libertad y sin complejos.
      Eso es lo que realmente nos ayuda a ejercer nuestra soberanía frente a quienes administran -temporalmente- los asuntos públicos, los de todos. Que no son dueños, sino administradores. Conozco muchas personas que creen que hay que salir de la comodidad y de un “cierto letargo” precisamente para demostrar que no somos animalillos que otros pastorean a su antojo. Como ves, hay coincidencias y discrepancias. Y qué sano es eso en un ambiente de respeto!! Feliz 2016!

      Me gusta

  2. Tengo que decir que la cabalgata de Madrid, y en especial los atuendos de los Reyes Magos, me pareció especialmente ridícula. Pero también tengo que decir que los niños, ajenos a las cosas de los mayores, sí disfrutaron, sí se emocionaron y sí sintieron la magia.

    En tu artículo atacas la cabalgata porque en tu opinión fue en contra de las ilusiones de los niños, véase: “dejen en paz las ilusiones de nuestros hijos”, “una cabalgata en la que no se atropelle (…) la ilusión y la inocencia de nuestros pequeños”, “Se trataba (…) de robar ilusiones”, “castigar a padres con una patada en el culo de sus hijos de tierna edad”.

    Entiendo que ese argumento no es válido porque los hechos lo contradicen. Los niños de tierna edad no sintieron ninguna patada en el culo ni les robaron la ilusión, estaban pasándoselo bien y viviendo una noche mágica.

    Otra cosa es que quieras discutirlo más desde el punto de vista histórico-cultural o de que las tradiciones son importantes (que lo son). Sin embargo es cierto que incluso éstas evolucionan (y me parece lógico), a saber la cantidad de cosas que consideramos normales ahora y que hace 200 años hubieran merecido escarnio público.

    A esto se podría responder que aunque las cosas evolucionen no significa que vayan a mejor, que puede ser que ese cambio de deplorable a tolerado y luego a aceptado (véase tema gay) sea, como consideran algunos, fruto de una agenda para pudrirnos a todos moralmente. Pero utilizando este argumento significaría que si nos remontamos atrás en el tiempo encontraríamos la moral más pura, y esto simplemente no es así.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario, por tu análisis. Está claro que disentimos. Es cierto que a pequeños de 3 o 4 años pudo pasarles inadvertido mucho de lo ocurrido. Como lo es que a los de otra edad pudo no pasarles lo mismo. Y que pusieron (vamos a decir que sin encomendarse a Dios ni al diablo) la “magia” en riesgo. Incluso para aquellos que habían “perdido la fe” recientemente… o no tan recientemente está claro que no es lo mismo ver tres majestades cargadas de “liturgia” y “simbología” que tres personas en camisón color pastel, con coronas de las rebajas y… Todo eso no fue casualidad. Fue bien premeditado. Y, evidentemente, tenía una intención. Que rompía con toda una trayectoria. A ciencia y conciencia. Un saludo cordial

      Me gusta

  3. Con respecto a la tradición de la celebración de la venida de los “reyes magos”. Que si investigas con seriedad y con responsabilidad; ni siquiera eran reyes, los escritos antiguos mencionan a “unos sabios de oriente”. Más bien se desprende de la investigación que se trataba se astrónomos, algo así como científicos de la época, que estudiaban los astros y sus movimientos para poder localizar los tiempos y sitios donde podría nacer el mesías prometido al pueblo de Israel. No se menciona cuantos eran ni mucho menos sus nombres.
    Por lo demás todo lo que se ha inventado alrededor de ellos es pura fábula mal intencionada. Probablemente con el objetivo de desviar nuestra atención del SALVADOR y Único digno de honra; su nombre JESUCRISTO a él sea la gloria por los siglos amén.

    Me gusta

    • Hola, Carlos. Aquí siempre es bienvenido quien quiere opinar, rebatir, matizar… Y con la misma libertad y respeto se intenta aportar: no estoy de acuerdo en que la tradición de los tres reyes magos (fueran tres o los que fueran, sabios o monarcas, blancos o negros…) sea pura fábula malintencionada. Tampoco, desde luego, con el “probable” objetivo que se plantea, pues ni los tres mayores reyes ni los tres mayores sabios (o trescientos) tendrían aquí “papel” alguno sino fuera precisamente por Aquel a quien fueron a adorar. Un saludo cordial

      Me gusta

  4. José, teniendo en cuenta que nos encontramos en un foro inmejorable como es el del Blog “Dame tres minutos”, de José Iribas, me vas a permitir que exprese mis opiniones sobre tu comentario a la última entrada publicada en el mismo por su autor, denominada “Los Reyes son los padres”.

    En primer lugar, me gustaría decirte que aunque respeto tu opinión, no la comparto cuando dices que la cabalgata de Madrid y especialmente los atuendos, te parecieron ridículos. Personalmente pienso que fue una “burla” a la Tradición con todo lo que ello representa. Y además tenía “cierto tufillo” a adoctrinamiento del más puro y duro, de tiempos pasados cuyo recuerdo no es deseable recordar…

    Teniendo en cuenta , por un lado, el “perfil de José Iribas”: profesional con muchos años de experiencia, educado en la cultura del esfuerzo, que sabe en todo momento de lo que habla y siempre desde su experiencia de la vida (no “de oídas”, como algunos), ético, coherente, íntegro, padre de familia ejemplar, trabajador donde los haya, perseverante, humilde para aceptar las sugerencia que le puedan hacer otras personas (siempre que tengan rectitud de intención) siempre que le sirvan para crecer y mejorar, enormemente respetuoso y tolerante con las personas que tienen otras opiniones no coincidentes con las suyas, que siempre aporta valor con sus publicaciones, que siempre busca lo que une y no lo que separa con otras personas con las que se relaciona,, que todo lo hace de manera impecable, etc. y por otro, el número de visitas a su blog en un su primer año de su creación, así como el nº de seguidores fidelizados que tiene ¿puede “ATACAR” a alguien o a algo”?

    Dices: Entiendo que ese argumento no es válido porque los hechos lo contradicen. Los niños de tierna edad no sintieron ninguna patada en el culo ni les robaron la ilusión, estaban pasándoselo bien y viviendo una noche mágica.

    Insisto para estar seguros de esto que afirmas, habría que haber estado dentro de la mente y del corazón de los niños ¿no te parece?

    Coincido contigo en lo que dices que cuando algo en la vida, incluidas las tradiciones evolucionan, como dices, no implica que siempre sea para mejor dicha evolución. Los criterios éticos son objetivos y no cambian con los tiempos, a pesar de que algunos no quieran aceptar este hecho.

    En cualquier caso, si te sirve lo que te voy a decir es que agradezco a las personas, que con respeto y sin atacarme, me ayudan a ver y tienen la valentía de decírmelo a la cara, cuando estoy equivocada en alguna de las dimensiones de mi vida personal. Desde mi experiencia, recuerdo que este tipo de actitudes por parte de dichas personas, siempre me han servido para crecer y mejorar. Ni que decir tiene que para llegar a este resultado la persona tiene que escuchar al que le corrige, dejarse ayudar y rectificar (que como dice el refrán es de sabios). Te puedo asegurar que resulta muy gratificante a nivel personal.

    Admito que puedas no estar de acuerdo con mis opiniones. Por supuesto, te respetaré en todo momento. Así como espero que tu respetes las mías, aunque no coincidan con las tuyas.

    Me gusta

    • Discúlpame si me equivoco, pero creo que el único argumento que me has dado para rebatir mi texto es: “para estar seguros de esto que afirmas, habría que haber estado dentro de la mente y del corazón de los niños ¿no te parece?”.

      Y te diré que tienes razón pero sólo a nivel filosófico. Efectivamente para tener una certeza pura habría que haber estado en la mente de cada niño, pero dado que los niños no son grandes mentirosos uno podía hacerse a la idea, paseando por Madrid, de cuál era la sensación general, y ese era mi punto. Dudo que estuvieran escondiendo sus verdaderos sentimientos (como hacemos los adultos la mayor parte del tiempo).

      No me parece descabellado concluir que un grupo de niños que parece feliz es realmente feliz, sin necesidad de meterse en la cabeza de cada uno. Para los adultos no aplica, pero para los niños sí.

      Y en otro orden (porque no es un argumento) me dices que el autor de la entrada sería incapaz de atacar a algo o a alguien. Evidentemente cuando he utilizado ese término no estaba implicando violencia alguna. Me refería simplemente a que el autor ha expuesto sus argumentos en contra de la cabalgata, pensé que el sentido figurado se sobreentendía.

      Me gusta

    • Estimada Begoña, hoy me he encontrado con esta entrada de Blog, hubiera respondido si lo hubiera leído anteriormente.
      He vivido muchísimos años en Madrid capital, toda la parte de la infancia de mis hijos, actualmente bastante más mayores.Hemos visto todas las Cabalgatas de Reyes organizadas por el Ayuntamiento , independientemente del “color político” gobernante, durante muchísimos años.
      Desde los colegios, unos en una medida otros en otra, las representaciones que se hacen de las escenas de la llegada de los Reyes Magos va unida a una simbología incluida la vestimenta,las ambientaciones que realizan los comerciantes, toda la venta de la Plaza Mayor en motivos navideños, el estilo de la Carta a SSMMRRMM, todo presenta una misma idea.Creo que la misma que se suele utilizar al montar el Belén en la mayoría de las casas, ¡hasta Play Mobil lo representa en la misma línea, creo que sus ventas son numerosísimas todos los años! también tengo uno…
      De realidades crueles, macabras, esperpénticas están los niños repletos a diario….¡claro que vivieron una noche mágica! la que habían creado sus familias , en la medida de las posibilidades de cada una.
      El Ayuntamiento no “sumó” a la consecución de esa noche mágica.
      ¿Las tradiciones evolucionan?Me extrañaría muchísimo ver un “olentzero” sin txapela, pipa, abarcas……y resto de indumentaria, la cual visten los hombres para pedir “el olentzero/aguinaldo”, (las mujeres nos vestimos de “caseras”), o la paella valenciana de cocido, pero bueno, …

      Me gusta

  5. Efectivamente, José Iribas, has dado en la Diana, los Reyes son los padres, y los padres lo que celebramos el día cinco de Enero es la tradición Bíblica de unos Magos que vinieron a adorar al Niño Dios que ha nacido en Belén. Y en torno a esa tradición hay una “magia” y unas “ilusiones” muy concretas. “Cuando Dios me vio tocando ante Él me sonrió” dice el villancico de El Tamborilero. Forma parte de esa “magia” y los niños reciben regalos también como parte de esa magia. Esa es la magia que queremos transmitir a nuestros hijos. Y la magia de la guerra de las galaxias es otra historia que no tiene nada que ver, y el que quiera celebrarla que lo haga en otro sitio y en otro momento, por ejemplo hoy sábado día 9 de Enero en la Puerta de El Sol
    Alguien dice: “Los niños de tierna edad no sintieron ninguna patada en el culo ni les robaron la ilusión, estaban pasándoselo bien y viviendo una noche mágica” Con todo mi respeto esa no es la magia que los padres queremos transmitir a nuestros hijos, sino la que he expresado antes.

    Me gusta

  6. Que puedo decir!El problema sigue siendo la intolerancia y la imposicion de ideas.Cada uno en su casa y Dios en la de todos!!Déjarnos a los católicos celebrar la navidad segun nuetsras tradiciones y nuestra ilusión.Ellos tiene derecho a vivirla como quieran pero no a que nosostros formemos parte de su circo.Yo no quieron que formen parte del mio, que pareceser es lo que creen poruqe así lo han representado.No quiero qu e la compartan conmigo.Con todos mis respetos han demostrado una mediocridad y una mente tan sumamente cerrada que han dejado mis esperanzas por mejorary convivir con pensamiento multiples en el suelo.

    Me gusta

  7. Carlos ¿no te parece grave y fuerte decir que se trata de una “fábula malintencionada? No veo por ninguna parte que la intención sea desviar nuestra atención del Salvador, como dices en tu comentario. Precisamente se trata de todo lo contrario.¿Has pensado detenidamente en las afirmaciones que haces?.
    En cualquier caso siempre viene bien “aclarar” que lo que exponemos en comentarios, es nuestra opinión, y por tanto ni la única ni la verdadera. Por último te diré que es muy aconsejable que a la hora de participar en foros de opinión como es el de este Blog, no de “desautorice” a nadie, y menos al creador del Blog, al que das a entender que le ha faltado seriedad y responsabilidad a la hora de investigar este tema. Esto me indica que no conoces lo suficiente ni al creador de este Blog ni su trayectoria en el mismo, así como su “marca digital” y su “marca personal” en otras redes sociales, en las cuales te puedo asegurar porque está más que suficientemente demostrada su forma de hacer “impecable”.

    Me gusta

  8. José, pienso que no conviene dar por válidas las conclusiones obtenidas de “hacerse a la idea” o de “sensación general” fruto de un “paseo por Madrid”, tal y como dices en tu comentario, para afirmar que los niños eran felices…
    No hay que ignorar la gran riqueza interior que tienen los niños, además de que sin que tengan intención de mentir, ni de ocultar sus verdaderos sentimientos, muchas veces nos sorprenden a los adultos, cuando “damos por supuestos” unos sentimientos que intuimos o que son fruto de una interpretación subjetiva pero no coincidente con la realidad de los niños.
    Por otro lado, decirte que no coincido contigo, aunque respeto tu opinión, cuando dices que los adultos la mayor parte del tiempo ocultamos nuestros verdaderos sentimientos. Me parece una generalización poco afortunada, aunque solo sea desde el punto de vista de la salud de la persona.

    También te digo que las apariencias no siempre coinciden con la realidad, como tú dices. Además, esto aplica tanto a niños como a adultos. La vida nos lo demuestra cada día.

    También me gustaría decirte que en ningún momento pensé que cuando hablabas de “atacar” estabas implicando violencia alguna ¿estoy en lo cierto o no? Tú me dirás.

    Te recuerdo, porque estoy segura que lo tienes en cuenta, aunque no en este caso concreto, de que es muy importante, por un lado, hablar con propiedad, por otro, pensar antes de escribir para utilizar siempre el término correcto, que no dé lugar a equívocos, y finalmente no pienses que el “sentido figurado” se sobreentiende por parte de las personas con las que nos relacionamos en todas las dimensiones de la vida.

    Me gusta

  9. En la cabalgata de Madrid se prohibió la salida de una carroza sufragada por los padres del colegio los Arenales por ser de enseñanza diferenciada.

    Hay que saber que la escuela diferenciada se presenta como una propuesta pedagógica, no aboga por la desaparición de la escuela mixta, sino por legitimar otra opción. Es discriminatorio imponer la educación mixta como única opción.

    El papel del estado en educación no es identificarse con una opción pedagógica en concreto, sino la pluralidad vigilando que favorezcan el bien común las distintas opciones.

    Actualmente, en los EEUU, existen escuelas diferenciadas públicas en los siguientes estados: New York, Pennsylvania, Ohio, Texas, Carolina del Sur….

    Saludos,

    Domingo

    Me gusta

    • Muchas gracias por compartir, Domingo. Que la educación diferenciada no es discriminatoria lo ha sentenciado el TS una y otra vez. Cualquier centro educativo que fuera discriminatorio y vulnerara el art. 14 de la Constitución habría sido cerrado. Sí es verdad que en USA y en otros países occidentales hay escuela pública diferenciada. Aquí no se trata tanto de defender un modelo concreto (para gustos están los colores) sea bueno, malo o regular según la visión de cada familia, cuánto de defender el derecho legítimo y fundamental de los padres a elegir libremente la educación que quieren para sus hijos, que son suyos y no de la Administración.

      Me gusta

  10. Leyendo atentamente este interesante tema de José Iribas, he retrocedido a mi infancia, a aquellos años de inocencia donde aquellas cabalgatas de Reyes eran imperiales. Creo que todos me entenderéis cuando hablo de imperiales.
    Como los Reyes somos los padres yo reivindico, cabalgatas de carrozas que sigan pareciendo parte de un sueño de las mil y una noches, comitivas en las que todo parezca mágico, donde el niño sea el centro de todo, y donde yo, siga sintiendo que se me eriza el vello y me palpita el corazón como hace más de 50 años.
    Reivindico unos Reyes como los que he vivido yo, como los que me transmitieron mis padres y como los que yo he transmitido a mis hijos. Reyes involucrados en la felicidad de los niños durante su llegada a las ciudades, Reyes que transmiten magia en las cabalgatas haciendo que los adultos tengan sus ojos brillantes, Reyes que dejan en casa un pergamino escrito con bonitas palabras llenas de sentimiento, Reyes que beben y toman un refrigerio antes de retomar su ruta, Reyes que …
    Creo que sería bueno, que todos los adultos retrocedieran a su infancia, y que esa noche todos fuésemos más niños (yo lo soy), y fuésemos cómplices de sus majestades, mucho más de los que se es.
    Dicho esto, Madrid y otras ciudades/poblaciones, me ha puesto muy triste este año. Daba pena ver lo que se vio y hablo desde las vestimentas de los Reyes, su involucración hasta su comitiva. Cabalgata propuesta por un gobierno de progreso, como se hacen llamar y totalmente incoherente con sus convicciones. Reyes descafeinados (es lo que nos quieren ir metiendo), y soldados (de los malos) de la guerra de las galaxias (incitación a la violencia?). Sé de qué hablo con esto último.
    Por qué esas ganas de minar estas bonitas tradiciones cristianas, por qué minar la ilusión de nuestros hijos, por qué …
    Y es que cuando uno olvida su parte de niño …
    Me ha gustado Jose.

    Me gusta

  11. Si las procesiones de Semana Santa las organizaran los ayuntamientos hace tiempo que las habrían convertido en Carnavales. Las cabalgatas de Reyes deberían organizarse a través de cofradías, así se evitaría que los que utilizan las instituciones del Estado para imponer su pensamiento único las manipularan.
    Está claro que los Reyes son los padres y que la magia que se quiere transmitir a los niños es la magia que está muy bien reflejada en los villancicos populares.
    Si alguien quiere transmitir otro tipo de magia puede aprovechar otros momentos como los carnavales, el momento en que florecen los almendros que está al llegar, si no han florecido ya; cuando las cigüeñas pueblan los campanarios de España o cuando vuelvan las oscuras golondrinas. También serviría el sortilegio de verano -¿se dice así?- La noche de San Juan no porque ya está “pillada”, es una fiesta religiosa.
    Se me ocurre que en un momento de estos, Carmena podría “recrear” en la puerta del Sol las aventuras de Peter Pan. Se imaginan a Carmena vestida de Capitán Garfio con parche en el ojo, pata de palo y un pincho en la mano; y a sus concejales disfrazados de piratas en un gran barco de vela en plena puerta del Sol. Si me lee José Mata posiblemente encuentre materia para su próximo sketch. Albert Ribera clavaría el personaje de Peter Pan y Campanilla a cargo de Inés Arrimadas. Mariano Rajoy, no sé qué papel darle, posiblemente acabaría de señor Smith y Pedro Sánchez emulando a la india Tigrilla. Con un poco de imaginación encontraríamos alguien para desempeñar el papel de Jefe Indio y también de las sirenas. En fin que con un poco de imaginación todo el mundo puede encontrar su gran momento de magia, su momento estelar; y todos contentos.

    Me gusta

  12. Qué tal Jose, para mí, cada vez es más importante la familia y su entorno. Ahí es donde verdaderamente viven los Reyes. Lo demás, … hace mucho que decidí no ver las cabalgatas de tv, y elijo si quiero ver alguna porque la política, y también, los medios de comunicación, están haciendo mucho daño a toda esta bonita tradición.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s