La suerte del infortunio

pixabay

pixabay

En mi anterior entrada del blog te hablaba de perseverancia. Comenzaba citando a Churchill cuando nos decía eso tan cierto de que el éxito no es definitivo, ni el fracaso fatídico y subrayaba como esencial el valor para continuar. Naturalmente, este tiene mérito ante la adversidad. Lo de continuar ante lo cómodo o agradable… lo hacemos cualquiera.

La vida es una carrera de obstáculos -lo sabes bien- y es esencial la actitud con la que los afrontemos:

  • A veces aparece un “fracaso” y duele. Y es normal. Aunque deberíamos valorar el gran valor “pedagógico” que puede tener. Es en estas ocasiones donde de verdad aprendemos.
  • Y hay que mantener un espíritu positivo. Observa la actitud de Edison cuando respondía a alguien que le recordaba, ante una de sus invenciones, sus casi mil intentos fallidos: “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.

En mi última entrada te ofrecía un vídeo de una corredora que cae, se levanta… y acaba venciendo: consigue llegar la primera a la meta; magullada pero la primera.

Hoy te ofrezco otro ejemplo de victoria, esta vez frente a uno mismo y sus circunstancias: es la del atleta olímpico Derek Redmond, que no cruza la línea de llegada el primero… pero alcanza la meta. No gana, pero persevera y sí que triunfa.

Por cierto, muchos sabemos hoy de él y apenas nadie recordamos quién venció ese día en esa competición de Barcelona’92. Es la suerte del infortunio.

Nadie vence solo

El vídeo nos aporta otra gran lección: lo mucho que vale y ayuda -como en los estudios, como en la vida- el apoyo de los demás: de un padre, de una madre, de un maestro, de una amiga…

Nuestra sociedad necesita, sí, “corredores” resilientes para ser mejor. Pero precisa, además, de quienes les motivan, les entrenan, les acompañan.

Por todo ello, cuando hablamos del mérito propio no debemos olvidar que éste siempre lo es, también, de alguien más. Mira esta carta del escritor y Nobel Albert Camus.

¡Cuánto debemos a quienes nos enseñan, entrenan, ayudan! ¡Cuánto a quienes lo hicieron, a quienes se volcaron en este servicio a la sociedad! A personas, a profesionales, a veces anónimos pero muy valiosos, tan notables por su callada entrega como por su buen hacer.

He comenzado citando a Churchill y concluyo con él: “El problema de nuestra época -decía- consiste en que sus hombres no quieren ser útiles, sino importantes”.

Sin embargo, ¡qué valiosos, qué relevantes son quienes sirven a los demás! Aunque les importe un rábano salir o no en los telediarios.

Anuncios

8 comentarios en “La suerte del infortunio

  1. Tanto o más importante que saber gestionar el “éxito” es el saber gestionar el “fracaso”, sacando la lección correspondiente para el crecimiento y la mejora personal. Es aplicable a todas las dimensiones de la persona.

    Me gusta

  2. “Nunca se sabe qué es lo mejor”… es algo que desde bien pequeñita escuché decir a quienes han sido y son mis principales motivadores. Detrás de cada fracaso siempre hay una nueva oportunidad.

    Me gusta

  3. José! releo en fb un post sobre este artículo. A veces “el fracaso” tras haber puesto toda la carne en el asador es la mejor educación que podemos dar a nuestros hijos: Déjame que te cuente un minicuento (Se titula: “2 atletas, 1 maratón, 1 familia, 1 lesión, 1 padre, 1 hijo, Madrid’17”). Se trata de una familia con 2 hijos en la que al padre le gusta correr maratones. El pequeño de los hijos no puede ese día acompañar al padre (corre con él los últimos kms de las maratones) ya que el día anterior tiene las finales de equipo en su ciudad y no quiere (ni debe) faltar a ellas.
    La madre y la hija encuentran un billete de tren (primer viaje que el hijo realiza solo) para dar una sorpresa al padre y poder seguirle todos juntos durante el recorrido. El padre al verle, emocionado no sale de su asombro y está encantado ya que podrán terminar juntos esos kms. Quedan en el km 37 para recorrer juntos esa distancia (son los últimos 5 kms.). El padre agotado desde unos kms, antes y lesionado desde el principio consigue llegar y delante de su hijo con el brazo sobre sus hombros decide poner fin a su carrera; imposible seguir, lo había dado todo.
    Fin del minicuento.

    Me gusta

      • También ganó él. No te quepa duda. Los hijos deben ser conscientes de que los padres tenemos limitaciones. Y lo sabemos. Y lo asumimos. De que no basta siempre con querer para poder.
        Un día te hago un post!
        Salvo que lo quieras hacer tú. Estas invitado!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s